Sintra

Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1995 está situada en un parque natural y desde el S. XV era frecuentada por nobles y monarcas portugueses donde tenían su residencia de vacaciones. Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1995. Rodeada por bosques, palacios y castillos, merece la pena acercarse un día.

Está a sólo 30 km de Lisboa y se puede llegar en tren desde las estaciones de metro de Oriente, Ste Ríos o Rossio, en bus (403 y 417) o contratando alguna excursión. Su pequeño centro histórico está lleno de tiendas y comercios en sus, como no, empedradas y empinadas callejuelas (también hay dos autobuses turísticos el 435 y 434)

Destaca el Palacio Nacional de Sintra, blanco y con sus dos chimeneas en forma de cono que se ven desde casi cualquier punto. Originalmente era de estilo árable pero en su renovación del S.XV cambió al manuelino. Fue residencia real hasta que se convirtió en edificio público con fines culturales. Algunos de los azulejos más antiguos de Portugal cubren sus paredes. La entrada cuesta 10€ o con descuento en la Lisboa Card.

Palacio Nacional de Sintra
Palacio Nacional de Sintra

Merece la pena subir por las calles por las vistas. Desde el centro hay unos 3 km de subida hasta el Castelo dos Mouros, levantado por los árabes en los Siglos VIII y IX como defensa y vigilancia de los caminos que unían Sintra con Lisboa, Cascais y Mafra. Fue en el S. XII cuando lo conquistaron los cristianos al mando de Afonso Henriques, primer rey de Portugal. Se conserva el paso de ronda, restos de la muralla exterior, una puerta árabe y 5 torres, la más alta es la Torre Real. Si quieres entrar te costará 8 euros.

Sintra
Sintra

Lo que no puedes irte sin ver de Sintra es su famoso Palacio de Pena, distinto a los demás con sus llamativos colores y formas de fantasía. Según vas subiendo a través del frondoso bosque, aparece en lo alto de la Sierra de Sintra esta espectacular construcción rodeada de un jardín botánico. Una mezcla única de estilos, colores, azulejos, torres que datan del S.XIX y con un estrecho camino que rodea parte de la fachada por el que puedes caminar y alucinar con las vistas!

También se puede visitiar el interior pasando por un patio interior de estilo árabe y recorrer distintas estancias como el comedor, varias habitaciones, salones de ocio, la cocina, todo decorado al máximo. Aunque sin duda lo mejor es el exterior, y pasear por los balcones y torres de colores.

Originalmente este palacio fu un monasterio de frailes jerónimos hasta que se trasladaron a Belém y el rey Fernando II compró las ruinas tras el terremoto y levantó un palacio como regalo a su esposa María II de Portugal. Con regalos así quien puede quejarse???

Cuando la monarquía portuguesa llegó a su fin, el Palacio pasó a manos del Estado y está abierto al público desde 1910. Precio 14€ o dto.Lisboa Card

Palacio de Pena
Palacio de Pena

La Quinta Da Regleria es el otro lugar que más interés tiene la visita a Sintra, y aunque esta vez no nos dio tiempo a verlo (buena excusa para volver), esta es su historia. El noble millonario portugués Antonio Carvallo Monteiro compró el terreno mandó construir un conjunto arquitectónico con un palacio acompañado de un lago, una capilla, un invernadero, un pozo y varios torreones.

Se dice que era miembro de los Masones y por ello hay referencias a la masonería y a los templarios por todas partes. Lo más conocido es El Pozo Iniciático o Torre Invertida, un profundo pozo de piedra en forma de espiral con 9 pisos conectados por varios tramos de escaleras. Dicen que simboliza el infierno de la Divina Comedia de Dante y los masones debían subir por él como rito de iniciación que representaba el renacer llegando a la entrada superior custodiada por dos dragones enroscados en torno a la Fuente de los Dragones. Los túneles y grutas lo conectaban con la capilla y el palacio. Precio 10€ o dto Lisboa Card

Cabo de Roca

Estando por la zona, hay que aprovechar y hacer parada en este espectacular acantilado que se levanta 140 metros sobre el Atlántico y es el extremo más occidental de Europa. Tan sólo lo separan 18 km de Sintra (4 km de Lisboa) y está ubicado en el Parque Natural de Sintra-Cascais entre típicas villas marineras.

Como advertencia, el aire suele ser bastante fuerte (nosotros tuvimos suerte y el día era radiante y sin viento demasiado fuerte) Una vez dejas atrás el aparcamiento, al fondo se ve el faro que se inauguró en 1772 siendo uno de los más antiguos de Portugal, además de tienda y restaurante. Caminando por uno de los senderos se llega al Monumento del cabo en forma de cruz de piedra que se eleva sobre el acantilado con las coordenadas del cabo. Y justo detrás las espectaculares vistas del acantilado que puedes seguir por el camino de tierra anaranjada junto al mar en ambas direcciones y llevarte unas fotos para enmarcar.

Cabo de Roca
Cabo de Roca