Berlín

Berlín es una ciudad con una importancia histórica tan grande que es necesario conocer lo que ocurrió allí para entender y apreciar al 100% la importancia de un lugar que fue devastado y tuvo que levantarse de nuevo de sus escombros. Todos sabemos la historia de lo que ocurrió en Alemania, pero cuando estás allí, cambia la forma de verlo. Muchos documentales, lecturas y finalmente haber estado en el lugar de los hechos hacen de este viaje, uno de los más especiales hasta el momento, precisamente por la 'carga' histórica y emocional que contiene.

Este es un breve resumen para entrar en situación en la intensa línea histórica de Berlín. 

HISTORIA

La historia de Berlín comenzó en el año 1237, por aquel entonces era un pequeño asentamiento de pescadores y cazadores. Comenzó a ganar importancia cuando se unificó con la vecina ciudad de Cölln en 1307, pasando a llamarse Berlín. Un siglo más tarde se convirtió en capital del estado de Brandeburgo, perteneciente al Sacro Imperio Romano Germánico. En la primera mitad del siglo XVII, la ciudad queda gravemente devastada tras la Guerra de los Treinta Años. Lo que comenzó siendo un enfrentamiento religioso entre partidarios y opositores de la reforma del Sacro Imperio, acabó degenerando en un conflicto bélico en el que se implicó gran parte de Europa.

A comienzos del siglo XVIII se establece el Reino de Prusia con la coronación del rey Federico I. Berlín se convierte en su capital. Durante el mandato de Federico II la ciudad vivió un gran florecimiento, situándose como una gran metrópoli europea y una de las principales ciudades industriales del Reino de Prusia. En esa etapa se realizaron grandes construcciones, como la famosa Puerta de Brandeburgo. Se impulsó el arte y la cultura, convirtiendo a Berlín en el centro de la Ilustración alemana. También se impulsó el crecimiento militar, llegando a ser Prusia el país militarmente mejor preparado del mundo. 

En 1871, tras la Guerra Franco-Prusiana, se proclama emperador a Guillermo I y se unifican sus territorios dentro del Imperio Alemán, Berlín pasa a ser su capital. Durante estos años se vivió un gran auge demográfico, social y cultural, convirtiéndose en un referente mundial. La dinastía de los Hohenzollern, familia de gobernantes alemanes, cayó con la derrota de Prusia en la Primera Guerra Mundial. A partir de entonces dejó de existir el régimen monárquico y pasó a ser la República de Weimar, proclamada en 1919 en el Edificio del Reichstag. Hasta la llegada del nazismo la urbe es un hervidero cultural e intelectual, rivalizando con ciudades como París o Viena. 

En 1933 Adolf Hitler (Führer)de origen Austro Húngaro, toma el poder de la Cancillería del Reich liderando el Partido Nacionalista Obrero Alemán (Partido Nazi), y llevando a cabo un Régimen Totalitario durante el período llamado Tercer ReichSS es la abreviación alemana de Schutzstaffel, que significa cuerpo de protección. Las SS fueron una unidad paramilitar del Partido Nazi alemán fundada por los miembros de las SA en 1925 para cumplir las funciones de guardia personal de Adolf Hitler y vigilar las reuniones de ese partido. Desde el punto de vista de Hitler, la existencia de las SS garantizaba una seguridad total. Era un sistema que no se basaba en la ley y el orden, sino en el terror. Y el terror se usaba incluso contra el pueblo alemán. 

La Propaganda Nazi: Tras la toma del poder por parte de los nazis en 1933, Hitler estableció un Ministerio de Ilustración y Propaganda Pública del Reich encabezado por Joseph Goebbels. El objetivo de la ira nazi eran los judíos. Algunos eran poderosos en Alemania con negocios y riquezas, lo cual era un problema para crear el Tercer Reich y eran por tanto, enemigos del Estado. 

El Antisemitismo es el punto de partida para tratar de comprender la tragedia que sobrevendría a incontables personas durante el Holocausto. A lo largo de la historia, los judíos se han enfrentado al prejuicio y la discriminación que se conocen como Antisemitismo.

El primer paso hacia El Holocausto se dio mediante el odio y la incitación al odio hacia los judíos. Goebbels ayudó a Hitler para lograrlo y fueron llenando poco a poco de odio la cabeza de todos los ciudadanos alemanes, empezando por los colegios. Incluso había un juego de mesa llamado 'Judíos fuera'' en el que ganaba el que más judíos expulsaba del país. Las SA, policía del partido Nazi, se encargaba de hacer todas las tareas de agresión y coacción a los enemigos del estado. Pintaban carteles en los negocios advirtiendo que sus dueños eran judíos, y que no les debían comprar porque estaban asfixiando Alemania. En las leyes raciales de Núremberg se les prohibió acceder a cualquier cargo político o público, como en escuelas y se les expulsa de todas las administraciones públicas. Si eras judío todo el mundo tenía que saberlo poniendo en la documentación de identidad seguido del nombre 'Israel' para los hombres o 'Sara' para las mujeres. Se les prohibió usar el transporte público, la entrada a parques, lugares de uso comunitario y estaban obligados a llevar siempre el brazalete con la Estrella de David.  Se les prohibió casarse o tener relaciones con personas de ''sangre alemana'' , se les prohibió votar. 

Cualquier persona que tuviera tres o cuatro abuelos judíos, era definida como judía, independientemente de si se identificaba como judía o pertenecía a la comunidad religiosa judía. Muchos alemanes que no habían practicado el judaísmo durante años fueron presa del terror nazi. Incluso aquellos que tenían abuelos judíos pero que se habían convertido al cristianismo eran definidos como judíos. Durante un breve período después de Núremberg, en las semanas previas y durante los Juegos Olímpicos de 1936 que tuvieron lugar en Berlín, el régimen nazi de moderó sus ataques antisemitas y hasta retiró algunos de los carteles que decían 'No se aceptan judíos' de los lugares públicos. Hitler no quería que las críticas internacionales contra su gobierno tuvieran como consecuencia el traslado de los Juegos a otro país. Una pérdida semejante hubiera sido un duro golpe para el prestigio de Alemania. Después de los Juegos Olímpicos (en los que los nazis no dejaron participar a los atletas judíos), los nazis volvieron a la carga con la persecución a los judíos alemanes. Recibían insultos y palizas por la calle de una sociedad alemana unida contra ellos.

Los detenían y encerraban en cientos de guetos, el Gueto de Varsovia era el mayor de ellos, más de 400.000 personas vivían acinadas en un espacio reducido e inhabitable rodeado por altos muros. El número de muertes por enfermedad y desnutrición era terrorífico. Esto era sólo el preludio de lo inimaginable. Ya se había tomado la decisión que destruiría todos los guetos de Polonia como parte del plan de aniquilar a toda la población judía de Europa.

El objetivo del Ministerio era asegurar que el mensaje nazi se comunicara con éxito a través del arte, la música, el teatro, las películas, los libros, la radio, los materiales educativos y la prensa. Las películas nazis describían a los judíos como criaturas 'infrahumanas' que se infiltraban en la sociedad Aria. Por ejemplo, The Eternal Jew (1940), dirigida por Fritz Hippler. Los periódicos en Alemania, sobre todo Der Stürmer (The Attacker), usaban caricaturas antisemitas para representar a los judíos.

En el primer período de su mandato, Hitler, quiso transformar la ciudad para convertirla en la capital más imponente del mundo. Las represiones y el odio de los nazis hacia los judíos que comenzaron tras el Incendio del Reichstag el 27 de febrero de 1933, utilizado como excusa para perseguir a los comunistas (hablo más sobre esto en su apartado), culminó con el triste episodio de la Noche de los Cristales Rotos en noviembre de 1938.

En la noche del 9 de noviembre de 1938 hubo un estallido de violencia contra los judíos en todo el Reich. Parecía imprevisto, provocado por la furia de los alemanes por el asesinato de un funcionario alemán en París en manos de un adolescente judío. Pero en realidad, el ministro de propaganda alemán Joseph Goebbels y otros nazis lo habían organizado cuidadosamente . En dos días, más de 250 sinagogas fueron quemadas, más de 7.000 comercios de judíos fueron destrozados y saqueados, cerca de 100 judíos fueron asesinados, y cementerios, hospitales, escuelas y hogares judíos fueron saqueados mientras la policía y las brigadas de bomberos se mantenían al margen. 30.000 fueron detenidos y después enviados a campos de concentración. El pogromo (consiste en el linchamiento multitudinario, espontáneo o premeditado, de un grupo particular, étnico, religioso u otro, acompañado de la destrucción o el expolio de sus bienes ) fue conocido como Kristallnacht, la "Noche de los Cristales Rotos", por los cristales destrozados que llenaron las calles.


La Figura de HIMMLER:

Hinrich Himmler, el hombre a la sombra de Hitler, su mano derecha,  jefe de las SS y responsable directo del Holocausto. Estableció y controló los Campos de Concentración. Planeaba cometer una matanza masiva a una escala sin precedentes para hacer realidad la visión de Hitler de un Imperio Germánico y el proyecto de la creación del superhombre.

Durante años, antes de convertirse en Canciller de Alemania, Adolf Hitler estuvo obsesionado con ideas sobre la raza. En sus discursos y en sus escritos, Hitler difundía su creencia en la ''pureza racial'' y la superioridad de la ''raza germana'', lo que él llamaba una ''raza aria superior''. Declaró que su raza debía permanecer pura para poder tomar el control del mundo algún día. Para Hitler, el ideal ''Ario'' era rubio, de ojos azules y alto. Los nazis comenzaron a poner en práctica su ideología con el apoyo de científicos alemanes que consideraban que la raza humana podía ser mejorada mediante la limitación de la reproducción de aquellas personas que consideraban ''inferiores''. A partir de 1933, a los médicos alemanes se les permitió realizar esterilizaciones forzadas, cirugías que hacían imposible que las víctimas tuvieran hijos. Entre los blancos de este programa público se encontraban los Romaníes (gitanos), una minoría étnica que contaba con una población de alrededor de 30.000 en Alemania y personas discapacitadas, entre otras, quienes tenían problemas mentales, así como aquellos que habían nacido sordos y ciegos. ''El fuerte tiene el derecho de hacer su voluntad''.-Adolf Hitler.

Los judíos se convirtieron en el blanco principal. En 1933, la población judía de Europa era de más de nueve millones. La mayoría de los judíos europeos vivían en países que la Alemania nazi ocuparía o influiría durante la Segunda Guerra Mundial. En 1945, los alemanes y sus colaboradores habían matado a casi dos de cada tres judíos europeos como parte de la  ''Solución Final'', su proyecto para eliminar a los judíos de Europa. Los nazis consideraban a los judíos como el principal peligro para Alemania y por ello fueron las principales víctimas del racismo nazi.

Al principio arrestaban a los hombres, principalmente judíos y los fusilaban. La matanza pronto se extendió a mujeres y niños. Ese fue el inicio del Holocausto. Nunca se encontró una orden directa de Himmler. Una vez que daba las señales-órdenes de manera discreta e indirecta, estas bajaban por la cadena de mando y una vez que se llevaban a cabo las matanzas la zona se declaraba LIBRE DE JUDÍOS (JUDEM FREI).

''En Septiembre de 1941 los habitantes de Kiev (Ucrania), recibieron el siguiente comunicado: Todos los judíos viviendo en la ciudad de Kiev y sus inmediaciones deben presentarse el 29 de Septiembre a las 8 de la mañana en la esquina de la calle Meinlkova y Dokhturovska. Cerca del lugar había un barranco llamado Babi Yar de 30 metros de profundidad y varios kilómetros de largo. Entre los meses de Septiembre y Octubre de 1941, el barranco fue llenado con los cuerpos de 100.000 judíos, ucranianos y rumanos, prisioneros de guerra soviéticos, mujeres y niños.'' 


Los Campos de Concentración fueron creados para confinar o directamente asesinar masivamente a opositores políticos, gitanos, judíos, homosexuales, posteriormente también prisioneros de guerra y finalmente Testigos de Jehová.

Los metían en trenes con vagones para ganado o de carga que se podían cerrar por fuera sin luz, comida ni agua, a veces durante días hasta llegar al destino. Iban tan llenos que la velocidad del tren era mínima y tardaban días en realizar el trayecto. A veces, les dejaban dentro todo el fin de semana, hasta que el lunes continuaban el trayecto para que los policías pudieran disfrutar de su descanso. Cuando al fin llegaban al Campo, muchos ya estaban muertos incapaces de soportar el duro trayecto. 

Al llegar, los médicos de las SS lo primero que hacían era una selección de los 'aptos' para trabajar o no. Los que no lo eran, directamente eran asesinados. Una vez despojados de sus pocas pertenencias, les engañaban diciéndoles que iban a las duchas y una vez allí los gaseaban. Su extrema crueldad incluía en ese engaño el decirles que escribieran su nombre en las maletas y recordaran la percha donde colgaban la ropa para recuperarla después. Una vez más todo era mentira. 

Después de que los alemanes comenzaran la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Polonia en septiembre de 1939, el régimen nazi continuó con su propaganda para impresionar a los civiles y soldados alemanes, insistiendo en que los judíos no solo eran enemigos infrahumanos, sino también peligrosos para el Reich Alemán. Durante el desarrollo de la ''Solución Final'', el asesinato masivo de judíos europeos, los oficiales de las SS en los centros de matanza obligaron a las víctimas del Holocausto a mantener el engaño necesario para deportar a los judíos de Alemania y a Europa lo más fácilmente posible. Los oficiales del campo de concentración y matanza obligaron a los prisioneros, muchos de los cuales morirían pronto en las cámaras de gas, a enviar tarjetas postales a casa indicando que estaban siendo bien tratados y que vivían en buenas condiciones. Aquí, las autoridades del campo usaron propaganda para encubrir atrocidades y asesinatos en masa.

Pero durante el exterminio se enfrentaban a un problema técnico, ¿con qué medios podían hacer posible una masacre de tales dimensiones? La elección de las armas contra los prisioneros resultaba anti económica. Se experimentaron métodos de eliminación con los gases de los motores y se fabricaron las cámaras de gas. Después se empezó a utilizar el gas que acabaría con millones de personas, el Zyklon B. Las cámaras de Auschwitz por ejemplo, tenían capacidad para 10.000 personas. Después los cuerpos eran incinerados en los 6 crematorios de Birkenau el campo añadido y más grande, junto a Auschwitz. Fue el campo con mayor número de asesinatos.

Una vez dentro de los Campos, los presos eran identificados en varias categorías que marcaban con un triángulo de distinto color:

Amarillo: Judíos

Rosa: Gitanos y Homosexuales (Los gitanos eran considerados híbridos biológicos. Los esterilizaban y aislaban para finalmente matarlos.

Negro: Antisociales

Rojo: Políticos

Lila: Curas y Testigos de Jehová

Azul: Emigrantes

Verde: Criminales y delincuentes de sangre llamados 'Kapo'. Estos eran utilizados para vigilar al resto de presos y actuar contra ellos si era necesario.

Al acercarse el fin de la guerra, cuando las fuerzas militares alemanas estaban colapsando, los alemanes comenzaron a trasladar, de manera desesperada, a los prisioneros de los campos que estaban cerca del frente y a utilizarlos para realizar trabajos forzados en los campos del interior de Alemania. Primero, los prisioneros eran llevados en tren y luego a pie en las llamadas ''Marchas de la Muerte''. Se los obligaba a caminar largas distancias con frío extremo y poco o nada de comida, agua o descanso. Quienes no podían continuar eran fusilados. Algunos tenían tanto miedo que incluso cuando ya no les vigilaban, seguían caminando igualmente. 

Las Marchas de la Muerte más largas tuvieron lugar en el invierno de 1944-1945, cuando el ejército soviético comenzó la liberación de Polonia. Nueve días antes de que los soviéticos llegaran a Auschwitz, los alemanes forzaron a marchar a decenas de miles de prisioneros desde el campo hacia Wodzislaw, un pueblo a 56 kilómetros de distancia, en donde fueron puestos en trenes de carga con dirección a otros campos. Aproximadamente una persona de cada cuatro murió en el camino. Muchas veces los nazis asesinaban a grupos grandes de prisioneros antes, durante o después de las marchas. Durante una marcha, 7.000 prisioneros judíos, de los cuales 6.000 eran mujeres, fueron trasladados de los campos de la región de Danzig, que limita al norte con el mar Báltico. En esa marcha de diez días, 700 fueron asesinados y los que seguían vivos cuando llegaron a las costas del mar fueron fusilados.

Simbología Nazi:

- La Esvástica - Uno de los principales símbolos del nazismo es la cruz esvástica. Es necesario destacar que los alemanes no fueron los primeros ni los únicos en utilizar dicho símbolo, ya en la antigua Troya se empleaba esta cruz como decoración en la alfarería y en las monedas; para los hindúes y budistas, esta cruz es un símbolo sagrado; incluso en la cultura de los aborígenes americanos ya se empleaba. La palabra "esvástica" proviene del sánscrito y significa "que trae buena suerte y bienestar". Antes de ser adoptada por los nazis se empleaba para representar la fuerza, el sol y la buena suerte.

Su forma proviene de la constelación más conocida del cielo boreal: la Osa Mayor, también conocida como Carro Mayor o Arktos; por esto también es usada para representar el Polo Norte. Debido a la ausencia de la cruz en las culturas egipcias y fenicias, nació la hipótesis de que la esvástica era un símbolo exclusivamente ario. Acto seguido, algunos grupos alemanes, como la Sociedad Teosófica, adoptaron la cruz para representar la migración de la raza aria desde su tierra natal, en el Polo Norte, hacia el continente europeo. Ganó popularidad entre los grupos antisemitas gracias a los escritos de Guido von List y Lanz von Liebenfels, quienes tomaron el símbolo para representar a la raza alemana pura.


La esvástica se transformó en un símbolo de odio, antisemitismo, violencia, muerte, asesinato, racismo, holocausto y, sobre todo, en la marca oficial del genocidio.
Hay dos tipos de esvásticas: una que gira en el sentido de las agujas del reloj y otra que va en contra. En la antigüedad, las dos cruces se utilizaban indiscriminadamente, como lo demuestran los dibujos chinos hechos en seda. Con la llegada de los nazis al poder, el significado de las cruces cambió y, hoy en día, se le llama esvástica a la cruz que gira hacia la derecha (la que fue adoptada por los nacionalistas alemanes). Actualmente, el significado de esta cruz se relaciona con la muerte y la pena.


A la izquierda, suástica. Hoy en día representa fortuna y bienestar / A la derecha, esvástica, símbolo del Holocausto llevado a cabo durante la Segunda Guerra Mundial.


-La Bandera - Cuando surgió la necesidad de tener una bandera para el Partido Nacionalsocialista, Hitler pidió sugerencias para el diseño de esta. En su libro 'Mi lucha', señaló que el diseño de Friedrich Krohn, un dentista de Sternberg, fue el que más se acercó a sus deseos. Indicó que el rojo de la bandera representaba la idea social de movimiento, el blanco representaba la idea del nacionalismo, mientras que la esvástica negra en el centro era el símbolo de la lucha por la victoria de la raza aria. Estos colores fueron tomados de la bandera del Imperio Germano, para así transmitir la idea de reconstrucción del imperio.


- Runas - Los nazis utilizaron muchas letras del alfabeto rúnico, asociándose con tradiciones alemanas. Entre ellas tenemos Algiz, Ēoh, Odal, Sigel y Tyr. Este interés por las runas es consecuencia del interés por el autor Guido von List, un ocultista de importancia en el misticismo y el paganismo regenerativo de los germanos del siglo XIX y XX. 
Originalmente, las 16 runas escandinavas fueron entregadas por el dios Odín a los humanos después de pasar 9 días en el árbol de la vida (Yggdrasil), su uso era para la escritura, adivinación o magia.


-Runa Sig y el Escuadrón de Protección - El Escuadrón de Protección, también conocido como la Schutzstaffel o la SS, fue una organización creada en 1925 por Heinrich Himmler. El emblema del escuadrón estaba compuesto de dos runas sig. La runa sig significa "el sol" y es usada comúnmente para denotar victoria.
-Runa Tyr - Tyr es el dios nórdico de la guerra. En la Alemana Nazi, la runa tyr era también conocida como la runa de la batalla o de la flecha y simbolizaba el liderazgo en el campo de guerra.
-Runa Hagall - Esta runa se empleaba en los anillos honoríficos de la SS, también conocidos como "anillos cabeza de muerto". Himmler dijo al respecto que la suma de la esvástica y la runa hagall representaba la fe inquebrantable de los Nazis. Estos anillos eran concedidos por Heinrich Himmler a miembros selectos del Escuadrón de Protección. 


- La Reichsadler -  O Águila Imperial, deriva del águila romana utilizada por los emperadores romanos y fue usada por los alemanes durante varios momentos de su historia, desde el Sacro Imperio Germánico, la Confederación, el Imperio Alemán y por supuesto la Alemania Nazi. En este último se combinó con la esvástica durante el tercer Reich, apuntando la cabeza del águila a la derecha. De esta forma pasa a convertirse en el emblema nacional Hoheitszeichen, por orden de Hitler en 1935.

- El Sol Negro - El sol negro es considerado como un símbolo esotérico que representaba el día del fin del mundo y la batalla de los dioses contra los jotuns, una raza de gigantes con fuerza sobrehumana. Un símbolo, compuesto por dos círculos concéntricos y doce rayos que fue utilizado por el ocultismo nazi, el movimiento desarrollado por los líderes de las SS que recoge el conjunto de prácticas y creencias religiosas de la ideología nazi.

De estas creencias surgió una corriente mística en la que se unían diversos conceptos de la religión, la figura de Adolf Hitler y la pureza de la sangre aria. En esta corriente, el sol negro representaba a un sol oculto que ofrecía sabiduría a líderes de las SS y que proporcionaba su fuerza superior a la raza aria. Un símbolo que, además, oculta en sus líneas varios símbolos como la esvástica o las runas nórdicas.

El sol negro puede ser encontrado en la antigua 'Obergruppenführersaal' (la sala destinada para los generales de las SS) de la torre norte del castillo de Wewelsburg (Alemania), que se convirtió en la fuente de poder de la raza aria. Un castillo que, tal y como aseguran los arquitectos que llevaron a cabo su reconstrucción, estaba previsto por los líderes de las SS para convertirse en el "centro del mundo".


Los SalvadoresAlgunos pocos afortunados consiguieron salvar su vida gracias a dos personajes que merecen ser mencionados.

Ángel Sanz Briz 'El Ángel de Budapest': Apenas un año antes de terminar la guerra, a mediados de 1944, Hungría albergaba la última comunidad judía de Europa que no había sido aniquilada. Con la invasión del Tercer Reich comenzaron los planes de deportación a Auschwitz a los cerca de 800.000 judíos que habían escapado hasta entonces. Mientras, en Budapest, el joven diplomático Ángel Sanz Briz había quedado como máximo responsable de la delegación española en Hungría. Conmovido por la desesperada situación de los judíos se dispuso a hacer todo lo posible para salvar a tantos como pudiera.

En otoño de 1944, Sanz Briz comenzó a expedir pasaportes y cartas de protección de la delegación española tras duras negociaciones con las autoridades del partido nazi húngaro de la Cruz Flechada que gobernaban ya el país. Con gran astucia y sangre fría se inventó que se trataban de judíos sefardíes de origen español y se las arregló para convencer a los húngaros de que se expidieran primero 100 pasaportes y después 300. Con la ayuda del personal húngaro al servicio de la delegación, convirtió cada pasaporte en un documento que servía no solo para una persona, sino para una familia, ampliando así el número. Mientras, contraviniendo su estatus diplomático comenzó a esconder judíos en la propia delegación e incluso en su residencia personal. Su heroísmo y gran capacidad diplomática, poniendo en riesgo su propia vida, sirvió para evitar la muerte segura de unos 5.000 judíos.

Oskar Schindler: De etnia alemana y religión católica, rescató, durante la Segunda Guerra Mundial, alrededor de 1.200 judíos de la deportación a Auschwitz. En 1936, Schindler comenzó a trabajar con la Oficina Alemana de Inteligencia Militar Extranjera. En 1939, se unió al partido nazi. Era poco probable que Schindler, hombre de negocios oportunista y con gustos muy refinados, se convirtiera en salvador en tiempos de guerra.

Después de la invasión alemana de Polonia, Schindler se mudó a Cracovia. Aprovechó el programa alemán de "arianizar" los negocios de la Polonia ocupada y, en noviembre de 1939, adquirió una fábrica de vajilla enlozada de propiedad judía que abrió con el nombre de Emalia. Si bien Schindler tenía otras dos fábricas en funcionamiento, solamente en Emalia empleó a judíos que realizaban trabajos forzados del gueto cercano de Cracovia. Durante la liquidación del gueto en marzo de 1943, Schindler dejó que los trabajadores judíos permanecieran relativamente seguros en la fábrica durante la noche. En el apogeo de Emalia en 1944, la fábrica contaba con 1.700 trabajadores; de ellos, al menos 1.000 eran judíos que realizaban trabajos forzados y que finalmente fueron trasladados al campo de concentración de Plaszow.

Aunque los prisioneros que trabajaban en Emalia seguían siendo sometidos a las condiciones brutales del campo de Plaszow, Schindler los protegió reiteradamente mediante sobornos y diplomacia personal. A fin de defender la idea de que los trabajadores eran fundamentales para el esfuerzo bélico alemán, incorporó en Emalia una división dedicada a la fabricación de armas. Aparte de los aproximadamente 1.000 judíos que realizaban trabajos forzados y que estaban registrados como sus trabajadores, Schindler permitió que 450 judíos que trabajaban en fábricas aledañas vivieran en Emalia. La protección que Schindler brindó a estos trabajadores y algunos de sus negocios hicieron que las autoridades alemanas sospecharan que actuaba de manera corrupta y brindaba ayuda no autorizada a los judíos. Los oficiales de la policía y las SS lo arrestaron tres veces, pero no pudieron acusarlo.

En octubre de 1944, Schindler obtuvo la autorización para reubicar la planta en Bruennlitz (Brnenec), Moravia. Uno de sus asistentes redactó varias versiones de una lista de hasta 1.200 prisioneros judíos que necesitaba para la nueva fábrica. En conjunto, estas listas se conocen como "Lista de Schindler". Aunque Emalia era una fábrica de armas, en la planta de Bruennlitz solamente se producía un vagón cargado de municiones reales en casi ocho meses de trabajo. Schindler presentaba cifras de producción falsas y así justificaba la existencia de la fábrica ante las autoridades alemanas.

En 1949, Schindler y su esposa emigraron a Argentina. En 1962, la institución israelí constituida en memoria de las víctimas del Holocausto, Yad Vashem, le otorgó a Schindler el reconocimiento de "Justo entre las naciones" por sus esfuerzos de salvación en tiempos de guerra. En Octubre de 1974, Schindler murió en Alemania, pobre y casi sin ser conocido. La historia de Schindler captó más atención gracias a la película 'La lista de Schindler', realizada en 1993 por Steven Spielberg. Los esfuerzos de Schindler permitieron que, en total, unos 800 hombres judíos y unas 300 o 400 mujeres sobrevivieran durante el Holocausto.

Memorial Oskar Schindler
Memorial Oskar Schindler

Tras la II Guerra Mundial, Berlín quedó gravemente destruida por los bombardeos de las fuerzas aliadas, se estima que un 75% de la ciudad fue reducida a escombros. Después del asedio del Ejército Rojo, Hitler permaneció encerrado en su búnker mientras Himmler le traicionaba ofreciendo la rendición. Hitler se suicidó en su búnker el 30 de Abril de 1945 pegándose un tiro en la cabeza junto a su mujer Eva Braun. Himmler se suicidó el 23 de Mayo de 1945 evitando ser juzgado por sus crímenes de guerra, con una cápsula de cianuro. Fue enterrado en una tumba sin marcar.

La destrucción física del Continente Europeo durante la Segunda Guerra Mundial fue mayor que el de otras guerras a lo largo de la historia y Alemania se llevó la peor parte. Algunas ciudades fueron arrasadas por los bombardeos aliados como Berlín que fue reducida a escombros y reconstruida hasta cinco veces. La batalla de Berlín fue uno de los grandes últimos combates. El enfrentamiento entre nazis y soldados aliados desembocó en la capitulación del régimen nazi el 8 de Mayo de 1945. Se saldó con la muerte de 50.000 soldados nazis, 80.000 aliados y más de 100.000 civiles, según las estimaciones de los historiadores. Las fuerzas aéreas británicas y americanas destrozaron más de 3 millones de viviendas alemanas, alrededor de una quinta parte de todos los espacios habitables del país. Berlín perdió más del 50% de sus viviendas.

La ciudad quedó dividida entonces en 4 zonas que se repartieron entre los rusos, franceses, americanos y británicos. Los aliados ocuparon la zona oeste, estableciendo la República Federal de Alemania RFA. Los soviéticos contraatacaron con el bloqueo de Berlín oeste y la creación de la República Democrática Alemana RDA. Los enfrentamientos entre Alemania del Este y Alemania del Oeste fueron constantes, derivando en la temida Guerra Fría. Para acabar con la inmigración masiva de los alemanes del este hacia el oeste, en 1961 se levanta el Muro de Berlín con más de 140 Km de longitud. 

El Muro de Berlín cayó el 9 de noviembre de 1989, tras aceptar el gobierno de la RDA la libre circulación de los ciudadanos entre las dos zonas. Un año después la RDA se anexiona a la RFA, se traslada la capital de Alemania de Bonn a Berlín y el país ingresa en la Unión Europea. 

Hoy en día Berlín es uno de los 16 estados federados alemanes y capital de la República Federal Alemana. Una ciudad tolerante, abierta y cosmopolita, y una de las capitales más importantes del mundo.

Durante casi una semana recorrimos la historia de Berlín por sus calles, los rincones más bonitos y también los más duros siendo muy conscientes del lugar en el que estábamos.


22 de Junio 2019: Llegada a Berlín

Lo primero que hicimos al llegar a la terminal de Schönefeld, tras 2 horas, 40 minutos de vuelo y el madrugón de nuestra vida (el vuelo salía a las 06:15 de la mañana), fue recoger allí mismo nuestra Tarjeta Welcome Card Berlín. Dentro de las distintas opciones de duración, escogimos la de 6 días que incluye descuento en la mayoría de los lugares que hay que visitar, además del transporte Zonas ABC ya que vamos a salir de Berlín y necesitaremos las 3 zonas. Por 96 Euros en total lo tenemos todo. En este enlace están todas las opciones y puedes comprarla https://www.civitatis.com/es/berlin/berlin-welcomecard/

Rápidamente encontramos el mostrador donde recogerla y de ahí caminamos hasta la terminal de tren junto al aeropuerto para llegar al hotel. Los trenes RE7 o RE14 llegan en unos 30 minutos hasta la Estación de Friedrischstrabe, una de las principales de Berlín y cerca del hotel. Antes de subir al tren hay unas máquinas para timbrar el billete. En nuestro caso al tener validez de varios días, sólo es necesario timbrarlo la primera vez y ya vale para todo su uso. En el caso del bus puedes enseñarle la tarjeta al conductor por cortesía, pero no es obligatorio. Eso sí, debes llevarla siempre por si aparece un revisor (nos avisaron que las multas no son ninguna broma). Al ser muy temprano la habitación no estaba disponible, así que dejamos las maletas y comenzamos a 'vivir' Berlín.


Nueva Sinagoga de Berlín Centrum Judaicum

Situada en la Oranienburger Strabe, la misma calle de nuestro hotel desde donde vemos al fondo, la Torre de TV, en el antiguo barrio judío, llama la atención su gran cúpula dorada y su ostentosa fachada con sus dos torres también doradas. 

Diseñado por Eduard Knoblauch y Friedrich August Stüler, el edificio, con influencias de la arquitectura islámica y un cierto parecido a la Alhambra de Granada, contaba Con capacidad para más de 3.000 personas, y era un símbolo para la comunidad judía en Alemania. En su inauguración el 5 de septiembre de 1866, se convirtió en la sinagoga más grande de Alemania, con capacidad para albergar a más de 3.200 personas

El edificio fue atacado e incendiado en la noche de los cristales rotos (9 de noviembre de 1938), y aunque se pudo apagar el fuego y seguir usándola hasta 1940, más tarde el bombardeo aliado en 1943 lo dañó gravemente. Sólo se mantuvo la fachada (el resto tuvo que ser demolido en 1958) y la parte frontal fue restaurada entre 1988 y 1991 cuando fue abierta al público de nuevo. Se reabrió el edificio con la exposición permanente 'Tuet auf die Pforten'. La exposición muestra la historia del edificio y de la vida relacionada con el mismo.

Alexanderplatz 

Llamada cariñosamente 'Alex' por lo berlineses es, sin duda, la plaza más grande de Berlín. Recibe su nombre del Zar Alejandro I.

Después de haber sido destruida durante la II Guerra Mundial, ahora es la principal zona comercial y peatonal de la ciudad. Cafés, restaurantes, terrazas, tiendas, ocupan la plaza, pero lo más interesante no es eso, que al fin y al cabo lo tienes en todas partes. En Alexanderplatz está la famosa Torre de Televisión (Berliner Fernsehturm) cuyas dimensiones son más grandes de lo que parecen. Con sus 368 metros de altura se divisa desde cualquier punto de Berlín. 

Torre de Televisión (Berliner Fernsehturm) 

El ascensor con una parte del techo de cristal asciende hasta unos 200 metros de altura donde está el mirador cubierto que permite dar toda la vuelta a la vista panorámica de la ciudad. Diferentes paneles te indican lo que estás viendo, que es prácticamente toda la ciudad. Fue construida en el lado soviético durante la separación para demostrar que el comunismo era más fuerte que nunca. Pero una broma del destino los dejó 'en ridículo'. Cuando el sol se refleja en su cúpula aparece una especie de cruz. Muchos lo llaman el efecto 'Venganza del Papa'. 

La Torre es sin duda un símbolo de la ciudad de Berlín. El precio con descuento 24,60 y la entrada funciona por horas para que no se masifique de gente. Una vez te dan la entrada, esta tiene un número y en las pantallas que hay dentro te indica a la hora a la que puedes subir. Nosotros la sacamos a las 12 y pudimos subir sobre la 1. Un poco más arriba está el restaurante también con vistas, pero ya hablamos de un precio más elevado e innecesario si lo que te interesa es sólo ver las fantásticas vistas. 

Reloj Mundial 

También ubicado en Alexanderplatz, es otro de los iconos de la ciudad. Fue construido en 1969 como parte de la re-urbanización de la plaza en la época socialista de la antigua República Democrática Alemana. Pesa 16 toneladas, mide 10 metros de altura y cuenta con un cilindro giratorio con las 24 zonas horarias del mundo y los nombres de las principales ciudades de cada franja horaria. El mecanismo permite ver la hora actual en cada zona del planeta. El reloj está coronado por un modelo simplificado del sistema solar, que gira una vez por minuto. El suelo debajo de la estructura de acero tiene un mosaico de una Rosa de los Vientos.

St. Marienkirche 

Al otro lado de Alexanderplatz se encuentra la iglesia evangélica de Santa María levantada en 1250 tras la ampliación medieval de Berlín. Tras la II Guerra Mundial se convirtió en iglesia del obispo de la iglesia evangélica de Berlín-Brandemburgo, hasta hoy. Ubicada en Karl-Liebknech-Strabe, 8, actualmente una parte está en obras como nos encontraremos gran parte de la ciudad.

Fuente de Neptuno 

En Alemán Neptunbrunnen, está justo entre Santa María y el Ayuntamiento Rojo (Rotes Rathaus) en el distrito Mitte (Centro). Su creación fue para que frente al Palacio Real de Berlín hubiese una fuente monumental. Una vez más tras sufrir grandes daños en la Guerra y la demolición del Palacio Real, fue desmontada y en 1969 restaurada y colocada en su lugar actual. La reconstrucción del Palacio Real sigue en proceso. 

Ayuntamiento Rojo (Rotes Rathaus)

La sede del alcalde regente y del gobierno del estado federado de Berlín. El edificio, de estilo neo-renacentista, se construyó con varias alas con arco de medio punto y un total de tres patios interiores y una torre de 74 metros de alto. Durante la Segunda Guerra Mundial, el edificio sufrió serios daños, pero fue reconstruido en los primeros años de posguerra. Después de la división de Berlín, la administración municipal de Berlín del Este se reunía en el Ayuntamiento Rojo y el Senado de Berlín del Oeste en el Ayuntamiento de Schöneberg, al otro lado del Muro. Pero desde 1991 el Ayuntamiento Rojo vuelve a ser la sede conjunta del Gobierno local, donde hoy trabaja el alcalde actual. 

Checkpoint Charlie  

El puesto fronterizo más famoso de la ciudad. Creado el 22 de Septiembre de 1961. En este puesto fronterizo interno, los vigilantes aliados registraban a los miembros de las fuerzas armadas americanas, británicas y francesas antes de que viajaran a Berlín Este. Al lado está el Museo del Muro que reconstruyó en el centro de la calle la primera torre de vigilancia de los aliados. 

La gente, como no, hace cola para hacerse la típica foto de postureo con los falsos soldados allí colocados. La ubicación es Friedrischstrabe 43-45.

Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche (Iglesia Memorial del Káiser Guillermo I)

Conocida como Gedächtniskirche (Iglesia del Recuerdo) es un monumento para la paz y la reconciliación. Fue construida en estilo neo-románico para enaltecer al primer káiser alemán y en 1943 fue destruida por una bomba. Sin embargo en su reconstrucción entre 1959 y 1961 se decidió integrar las ruinas en la nueva construcción. En el interior de la nave de ocho esquinas, los ladrillos de cristal de colores producen una luz intensa y en el vestíbulo hay varias figuras de conmemoración. Es un lugar que se decidió no reconstruir por completo como recordatorio de la guerra y la destrucción. Impresiona nada más verlo ya que parece una postal pintada a la que le han borrado la parte superior de la torre. Situada en Breitscheidplatz.

Memorial del Holocausto

Dedicado a los 6 millones de judíos que murieron víctimas del Holocausto y que recuerda las atrocidades del nazismo. Situado muy cerca de la Puerta de Brandeburgo fue inaugurado en 2005. En una explanada de unos 19.000 metros cuadrados, el diseñador Peter Eisenman colocó 2.711 bloques de cemento de diferentes alturas, accesibles desde cualquier lado. Las diferentes alturas e inclinaciones hacen que dependiendo de dónde te sitúes veas distintas formas y en las partes más altas puede llegar a dar claustrofobia caminar por los estrechos pasillos entre los bloques. También hay un centro de información, éste con horario de 10:00 a 20:00. Situado en Cora-Berliner-Strabe 1. 

Puerta de Brandeburgo 

Uno de los monumentos más famosos y representativos de Berlín. De las 18 puertas de entrada a la ciudad, ésta es la única que sigue en pie. Fue el Rey de Prusia, Federico Guillermo II quien encargó su construcción en 1788 y en 1793 se la añadió la cuadriga con la Diosa de la Paz que señalaba hacia el entonces centro de la ciudad. 

Cuando el ejército francés a las órdenes de Napoleón en 1806 invadió Prusia se llevaron la cuadriga a París. 8 años después el mariscal Von Blücher la recuperó y transformó la Diosa de la Paz en la Diosa de La Victoria añadiendo una cruz de hierro y un águila prusiana. En 1961 quedó en 'tierra de nadie' cuando se levantó el Muro de Berlín hasta su caída en 1989. Fue entonces, el 10 de Noviembre de 1989 cuando los berlineses subidos al muro frente a la Puerta celebraron la unificación. Está inspirada en el propileo de la Acrópolis de Atenas (único acceso occidental a la Acrópolis) y tiene cinco entradas separadas por seis columnas dóricas a cada lado. Los tres pasajes centrales sólo podían ser atravesados por miembros de la realeza, y los dos laterales para los ciudadanos comunes. En 2002 se cerró al tráfico. 

Parisier Platz (Plaza de París) 

Entre la Puerta de Brandeburgo y la calle Unter den Linden, distrito de Mitte, con forma rectangular se ubica frente a la fachada oriental de la Puerta. Flanqueada por edificios como embajadas de EEUU, Canadá o Francia o el lujoso Hotel Adlon, más conocido por el hotel desde donde Michael Jackson sacó colgando por una ventana a su bebé. Está cerrada al tráfico. Durante la Guerra todos los edificios que había entonces alrededor de la puerta quedaron destruidos. Hoy en día es uno de los lugares más transitados de la ciudad. Situada frente a la fachada Occidental de la Puerta de Brandeburgo está Plaza del 18 de Marzo y siguiendo con la vista se divisa la Columna de la Victoria. 

Siegessäule (Columna de la Victoria)

Situada en la Plaza de la República la llaman popularmente 'El asno de oro' se levantó por la victoria de Prusia en la Guerra Germano Danesa de 1864. Otras dos victorias alemanas contra Austria y Francia fueron la causa de que se construyera, para conmemorar las tres victorias. Sus 35 toneladas de peso representan a Victoria con una corona de laurel, un casco con un águila y el símbolo de la cruz de hierro. Según la mitología Romana, Victoria es la Diosa de los triunfos. 

Potsdamer Platz

El antiguo corazón de la ciudad situada delante de la antigua Potsdamer Stadttor (puerta de la ciudad de Potsdam) y el entonces muro de aranceles. Hasta la II Guerra Mundial, la plaza junto con su Estación, los tranvías, autobuses y el Primer Semáforo del continente, la hicieron una de las plazas de mayor tráfico de Europa. 

Destruida prácticamente por completo permaneció más de 40 años como un páramo desierto, el cual llegaba hasta Alexanderplatz. Desde la re-unificación se reconstruyó como un nuevo centro renovado y con varios rascacielos. Se levantó todo de la nada en tan sólo 5 años y allí también se encuentra el Sony Center de estética futurista en contraste con un Paseo de la Fama (Boulevard der Stars), copia del de Hollywood en forma de alfombra roja y estrellas con los nombres de varios actores alemanes. 

Berliner Dom (Catedral de Berlín) 

Impresionante se levanta el templo junto al río y la Isla de los Museos. La que en su día fue la Iglesia de la Dinastía Hohenzollern que residía en el Palacio Real al otro lado del Río Spree. Durante la Guerra sufrió importantes daños y la RDA no comenzó su reconstrucción hasta el año 1975. En 2008 se cambió la deteriorada cruz de la cúpula, que ahora está en un cementerio, por una nueva dorada. Rodeando la cúpula principal tiene cuatro torres y en su interior destaca el altar de mármol y el Panteón de los Hohenzollern con casi 100 sarcófagos que abarcan cinco siglos, de distintos tamaños, algunos muy sencillos y otros más ostentosos. 

No te puedes marchar de la Catedral sin subir hasta la cúpula, 270 escalones divididos en varios tramos que van estrechándose cada vez más hasta convertirse en una escalera de caracol un poco agobiante. Pero merecerá la pena sin duda. Una vez arriba puedes rodear toda la cúpula caminando por un pasillo blanco acristalado, con varias puertas. 

Pero lo bueno viene después, un poco más arriba saldrás al exterior y puedes rodear igualmente toda la circunferencia de la verde cúpula por un estrecho pasillo al aire libre con unas vistas de toda la ciudad espectaculares y admirando las tremendas figuras que culminan la catedral. Costó subir, más que por la altura, por el calor, pero la recompensa fue más que generosa. En ese momento parte de la fachada estaba en obras, pero aun así, no deja de sorprender lo bonita que es. Mucho más de lo que esperaba. 


Reichstag (Parlamento de Berlín 

El día que hicimos esta visita hacía tantísimo calor, 38 grados, que después de comer tuvimos que escondernos en el hotel hasta que bajó el Sol para poder continuar sin poner en alto riesgo nuestra vida! Y fue lo mejor que pudimos hacer porque tras dejar atrás la Puerta de Brandeburgo llegamos al imponente Reichstag, El Parlamento de Berlín, con la puesta de Sol y una luz que lo hacía especialmente bonito. 

Un poco de su historia: El káiser Guillermo II no vio con buenos ojos que la cúpula del Parlamento fuera más alta que la del Palacio Real por lo que prohibió la inscripción 'Dem Deutschen Volke' (Al pueblo alemán) en la fachada, que finalmente se colocó en 1916. En 1933 un incendio 'oficialmente' de causas desconocidas arrasaron con la sala de sesiones y la cúpula.

La policía llegó al lugar de los hechos descubriendo al comunista holandés Marinus van der Lubbe, que es rápidamente detenido como responsable de haber perpetrado el incendio. Esta detención sirvió de pretexto a los nazis para acusar a los comunistas de haber provocado el incendio. Unos pocos días después, fueron detenidos Georgi Dimitrov y Vasil Tanev, en respuesta por el incendio. Al día siguiente, Hitler solicita al presidente Von Hindenburg que disuelva el Parlamento y convoque elecciones para dentro de unos pocos días. La petición de Hitler sería aceptada y se convocaron elecciones para el 5 de marzo siguiente. Van der Lubbe fue ejecutado días más tarde, tras ser condenado a muerte en un juicio sin garantías procesales. 75 años después, en 2008, el gobierno alemán, presidido por la democristiana Angela Merkel, le absolvería a título póstumo de todos los cargos que se le imputaron.

Durante la dictadura Nazi, el edificio estuvo abandonado y durante la II Guerra Mundial sufrió serios daños y permaneció en ruinas hasta 1961 que comenzó su restauración. Se conservaron marcas de balas en su fachada o un graffiti dejado por soldados soviéticos. Tras la caída del Muro, en 1991 volvió a convertirse en el Parlamento Nacional Alemán, fue re-diseñado y restaurado. Delante del bonito edificio hay una explanada verde y cerca una tienda con terraza para tomar algo. Sobre la sala plenaria se alza una gran cúpula de cristal con un cono cubierto de espejos en el centro que refleja la luz. Para poder entrar a la cúpula hay que pedir cita en la página bundestag.de con bastante antelación o te pasará como a nosotros, que aun mirándolo con tiempo no quedaba nada libre. Vi comentarios de gente que con meses ya no encontró horas libres. Si lo consigues, la entrada es gratuita. 

El Muro de Berlín

Al finalizar la II Guerra Mundial, tras la división de Alemania, Berlín también quedo dividida. En 1949 los tres sectores occidentales (estadounidense, francés y británico) pasaron a llamarse República Federal Alemana (RFA) y el sector Oriental (Soviético) se convirtió en la República Democrática Alemana (RDA). Debido a la mala economía la RDA (Alemania Comunista) se dio cuenta de la pérdida de población que afectaba gravemente a su estructura social y el 14 de Agosto de 1961 decidió levantar un muro provisional para evitar este hecho. A la mañana siguiente se colocó una alambrada provisional y los medios de transporte quedaron interrumpidos. En los siguientes días comenzó la construcción de un muro de ladrillo y desalojaron a los que vivían en esa línea. El muro de Berlín se convirtió en una pared de hormigón de unos 4 metros de altura con interior de cables de acero y una superficie semiesférica en la parte superior para que nadie pudiera agarrarse a ella.

Junto al Muro se creó la 'Franja de la Muerte', un foso, una alambrada y una carretera por la que circulaban constantemente vehículos militares, alarmas, armas automáticas, torres de vigilancia y patrullas las 24 horas con perros. El Muro se extendía a lo largo de 155 kilómetros de la frontera entre Berlín Occidental y el territorio de la RDA, 43 de los cuales se encontraban en Berlín abarcando 12 líneas de transporte suburbano y 193 calles. A pesar de todo, más de 100.000 ciudadanos de la RDA que vivían bajo un opresor sistema socialista empobrecido, intentaron cruzar entre 1961 y 1989, siendo detenidas más de 3.000. Unos 600 murieron, más de 100 intentando cruzar fueron abatidos a tiros o se suicidaron. También fueron tiroteadas personas a pesar de no tener intención de huir.

Durante más de 28 años el Muro de la Vergüenza, llamado así por los propios alemanes, estuvo en pie, hasta su caída el 9 de Noviembre de 1989. Este fue el primer paso para la re- unificación de las dos Alemanias el 3 de Octubre de 1990. Las revueltas sociales, intentos de huida constantes y el derrumbe de la frontera con Austria, lo que significó la apertura al Mundo Occidental para los habitantes de la RDA que vieron cómo podían acceder a él atravesando Austria, fueron los principales motivos que pusieron fin al Socialismo Soviético y con él su Muro de la Vergüenza. 

East Side Gallery (Muro de Berlín) 

Junto al Río Spree se encuentra la mayor galería de arte al aire libre del mundo. Más de 1 Km de Muro, el más largo que sigue en pie, en el que, nada más caer, 118 artistas de 21 países diferentes decoraron el antiguo lado oriental con murales relacionados con los cambios políticos, rindiendo homenaje a la libertad y la esperanza. Todos conocemos la más famosa, Honecker, líder de Alemania Oriental y Breschnew, líder de la Unión Soviética, dándose un beso en los morros, es decir, el beso fraternal socialista que tuvo lugar el 30 Aniversario de la República Democrática Alemana en 1979. Tampoco podía faltar un Trabant, el coche utilizado en la Alemania Oriental, atravesando el Muro. 

Me impresionó bastante, nada más llegar, la primera imagen que vi. Colocada justo delante. Donde comienza el tramo de muro al ver el interior del hormigón y los dos lados a la vez mientras se extiende a lo largo hasta donde alcanza la vista. También me llamó la atención, una 'puerta' que hay durante el recorrido, con una verja que la gente ha llenado de candados. Puedes ver perfectamente la superficie semiesférica que pusieron en lo alto para que la gente no se pudiera agarrar y saltar. A lo largo del recorrido puedes ver, el Mercedes Benz Arena, un estadio de deportes y eventos musicales. 

Una vez llegas al final de este tramo del Muro, un puente de ladrillo rojo conecta, pasando por uno de los embarcaderos del Spree, los barrios de Friedrichshain y Kreuzberg. Éste último es el barrio alternativo con una estética curiosa, tiendas y bares, y la parte negativa, es la cantidad de suciedad que vimos. Intentamos comprar una bandera de 'Igualdad Animal' que llevamos tiempo buscando pero fue imposible que el peculiar señor que regentaba la tienda la encontrara en el mar de desorden que allí reinaba. Seguiremos buscando!  

Gendarmenmarkt

Para mí, junto a la Catedral, uno de los lugares más bonitos de Berlín, un conjunto arquitectónico impresionante lo mires por donde lo mires. 

Las Catedrales gemelas, Deutscher Dom (Catedral alemana) y la Französischer Dom (Catedral francesa), separadas entre sí por la Konzerthaus (Sala de Conciertos) y la monumental estatua del poeta Friedrich Schiller, hacen de esta plaza que el número de fotos aumente notablemente. La iglesia francesa se levantó entre 1701 y 1705 iglesia de los protestantes calvinistas que huyeron de Francia a Berlín. La alemana, levantada entre 1780 y 1785 se destruyó en la Guerra y en 1996 fue de nuevo abierto ya restaurado. El auditorio ardió hasta los cimientos en 1817. 

Bebelplatz

Junto al Bulevar de Unter den Linden, esta enorme plaza empedrada rectangular pasó a la historia por ser el lugar donde se produjo la quema de libros de los nacionalsocialistas ardiendo obras de la literatura universal. Desde 1995, como recordatorio, se puede ver en el centro de la plaza un cristal en el suelo que deja ver debajo una biblioteca con las estanterías vacías. A un lado hay una placa con una cita del autor Heinrich Heine con una frase de 1817 que dice:

"Das war ein Vorspiel nur, dort wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen." (Eso sólo fue un preludio, ahí en donde se queman libros, se terminan quemando también personas.)

También está el edificio de la Ópera Nacional, detrás está la Catedral Católica St.-Hedwigs-Kathedrale y en la otra parte de la plaza se divisa la Biblioteca Real ''Kommode'' (La Cómoda) que hoy pertenece a la Universidad Humboldt, así como el Alte Palais que también utiliza la Universidad. 

Nikolaiviertel (Barrio Medieval de San Nicolás)

No muy lejos de Alexanderplatz está el barrio con más encanto y zona residencial más antigua de Berlín. A través de un callejón entras en otra época de callejuelas medievales, restaurantes, terrazas, tiendas y llegas a la bonita Iglesia de San Nicolás con sus dos verdes torres idénticas, el templo más antiguo de Berlín construido originalmente en estilo románico en 1230. Tras quedar destruido en 1944 la reconstrucción fue lo más exacta posible al barrio original. Junto a la iglesia está el Ephraim-Palais, un palacio rococó conocida como la 'esquina más bella de Berlín'. 

Entre jardines típicos conocidos como Biergarten llegas a la orilla del Río Spree y a la preciosa Plaza de San Jorge con su enorme estatua subido a caballo matando al Dragón. Hay que fijarse bien en la expresión de todos para darte cuenta de lo bien que está hecha. Una vez allí por el paseo a orillas del río destaca el gran edificio Kurfürstenhaus (Casa del Elector) levantado en 1896 de ladrillo rojo. Las vistas desde aquí, entre pequeñas estatuas sentadas asomadas al río y con la Catedral de fondo, es de las más bonitas de la ciudad. 

Hackesche Höfe y Rosenthaler Straße 39 

En pleno centro, Berlin Mitte hay dos lugares que no hay que perderse:

- En el histórico Scheunenviertel (Barrio de los Graneros) Hackesche Höfe forma la mayor zona de patios cerrados de Alemania declarados en 1972 monumento histórico. Los patios frente al Mercado Hackescher se abrieron el 23 de septiembre de 1906 y dentro forman un entramado de 8 patios unidos entre sí con bonitos callejones donde hay una mezcla de oficinas, negocios, fábricas, tiendas, terrazas y viviendas.

Se accede a través de un arco en Rosenthaler. Fueron construidos en 1904 y remodelados tras la caída del Muro de Berlín. En los dos patios principales, Hof I y Hof 2, es donde encontraremos la mayor cantidad de comercios e incluso un cine y un teatro, el popular Chameleon.

El resto de los patios es bastante tranquilo y sólo hay algunas galerías de arte y tiendas pequeñas. Todos los patios fueron diseñados por el arquitecto Kurt Berndt en estilo modernista. Las fachadas de los edificios, especialmente aquellos alrededor del patio central, están decoradas en azulejos.

Con los bombardeos de los aliados el barrio de los patios de Berlín sufrió grandes daños. Durante la ocupación soviética, la zona fue expropiada y convertida en una mezcla de área industrial y viviendas obreras. No sería tras la caída del Muro que sería rehabilitado y devuelto a su esplendor. En los años noventa del siglo pasado, la zona recobró su esplendor gracias a su re-descubrimiento por grandes artistas, que decidieron usar los espacios públicos para desfiles, y mucho más. En 2006 los patios celebraron su centenario de construcción con un festival épico que reunió más de 30,000 personas cada día.

Rosenthaler, el famoso callejón de graffitis, es una asociación dedicada a promover la cultura urbana con murales y graffitis. Es un largo callejón con las paredes pintadas y llenas de pegatinas, tiendas, bares y recovecos muy peculiares. Un sitio diferente que merece la pena ver.

Crucero Río Spree 

El Río Spree, es afluente del Río Havel, en Potsdam, y este a su vez del Elba teniendo su desembocadura en el Mar Báltico. Atraviesa Alemania y fue testigo durante la II Guerra Mundial de algunos de los combates que se dieron a fin de conquistar la ciudad. Durante la época del Muro, muchas personas cruzaron este río con el fin de escapar de la opresión. Atraviesa Berlín de Este a Oeste con una gran cantidad de canales y hacen navegable casi toda la ciudad.Durante una hora disfrutamos de un paseo en barco pasando por los principales monumentos (Reichstag, Isla de los Museos, Catedral...) y viéndolos desde la perspectiva del interior del río. 


MUSEOS: Hay muchos más, unos 180 de hecho, pero con un tiempo limitado para visitarlos, los principales y más importantes que no hay que perderse son estos: 

 

Museumsinsel (Isla de los Museos): Una maravillosa obra de arte concentrada y repartida en 5 museos donde podrás ver algunas de las obras más extraordinarias del Antiguo Egipto, Bizancio, Romano y del mismo Berlín.Nuestra mejor opción fue comprar por internet un Ticket combinado de un día que te permite visitar todos los museos por el sorprendente y barato precio de 18 €/persona. 

Los 5 Museos de la Isla son: 

- Museo Pérgamo (Pergamonmuseum)

- Museo Nuevo (Neues Museum)

- El Museo Bode (Bode-Museum)

- Museo Antiguo (Altes Museum) 

- Antigua Galería Nacional (Alte Nationalgalerie) 

Demasiado para un día sí, pero si hay que elegir los Imprescindibles a visitar son dos. Un repaso a lo más importante porque tampoco es cuestión de que esto se convierta en una enciclopedia: 

Museo Pérgamo: Está dividido en tres alas y 1 millón de visitantes al año lo convierten en el museo más visitado de Berlín. Actualmente está en restauración el Altar de Pérgamo y una cuarta ala que abrirá en 2025. Además de la colección de Arte Islámico, lo más impresionante es La Puerta de Ishtar, La Puerta del Mercado de Mileto y La Vía Procesional. 

Puerta de Ishtar - Una de las ocho puertas monumentales de la muralla interior de Babilonia. Decorada con animales de colores brillantes sobre un fondo azul vidriado, fue levantada a comienzos del siglo VI a.C. por Nabucodonosor II al norte de la espléndida ciudad de Babilonia, cuyas ruinas están situadas a unos 100 kilómetros al sur de Bagdad. Estaba consagrada a Ishtar, la diosa babilónica del amor y la guerra, y daba acceso al templo de Marduk, el señor de los dioses, a través de una avenida procesional decorada con relieves de leones y dragones, símbolos de Ishtar y Marduk. 

Puerta del Mercado de Mileto - Fue construida en el siglo II d.C. era el paso entre el Ágora y el mercado sur, en el centro del prospero Mileto, la puerta estaba policromada pero pocos son los restos que aún quedan. De las estatuas que acompañaban la puerta solamente han llegado a nuestros días dos: una del emperador con una coraza de general, con una bárbara a sus pies, y otra de un héroe desnudo con un cuerpo de la abundancia.

En el centro de la sala hay un mosaico perteneciente al comedor (triclinio) de una casa privada de Mileto. En la parte superior, en el centro, está representado dentro de un cuadrado más grande el cantante Orfeo, se presenta sentado en una piedra, sobre su mano izquierda una citara y sobre la derecha una plumilla para tocar las cuerdas. Era conocido por su canto que adormilaba a los animales, estos, están representados en los ocho cuadros que lo rodean. En la misma sala en la pared oeste se encuentra la tumba circular de Cartinia en Faleria, actual civita Castellana, al norte de Roma, el pabellón de Trajano en Pérgamo y fragmentos del templo de Júpiter en Baalbek. 

Altar de Pérgamo - Fue construido en el siglo II a.C. en el reino helenístico de Pérgamo para conmemorar las victorias del rey Eumenes II, el monarca que llevó este pequeño estado oriental a su máximo apogeo. En épocas posteriores fue remodelado y se le añadieron nuevas partes, aunque su estructura principal y su conjunto escultórico permaneció inalterado. En la Edad Media la acrópolis de Pérgamo fue utilizada como un bastión defensivo, y poco a poco fue siendo abandonada. 

Museo Nuevo: Un regalo que visitar después de haber permanecido cerrado durante 70 años. Sufrió importantes daños durante la II Guerra Mundial y, durante los 40 años siguientes, las ruinas quedaron expuestas a los daños meteorológicos. En 1980 se hicieron los primeros avances por protegerlo. En 2003 comenzó la verdadera reconstrucción. Destaca la colección dedicadas a Egipto con momias, infinidad de objetos de la Edad de piedra, bronce y oro y el plato fuerte, que por supuesto, es lo único que no dejan fotografiar: El busto de la Reina Nefertiti conservado en un estado bastante aceptable desde su creación en el año 1351 a.C. Tremendo! 

NEFERTITI: 'La Bella de las Bellas de Atón-la Bella ha llegado'. Este es el significado del nombre de la soberana reina Neferneferuatón-Nefertiti. Fue la Gran Esposa Real de Akhenatón y vivió hace casi 3.500 años en Egipto.

Museo Antiguo: Fue el primer museo de la Isla con una llamativa y enorme fachada neoclásica de columnas con vestíbulo y rotonda al final de una explanada verde inmensa. En su interior se pueden ver esculturas de la antigüedad clásica desde Grecia hasta el Imperio Romano.

Museo Bode: Extensa colección de esculturas desde el período bizantino hasta el Siglo XVIII. Si no ves su interior, ya solo el edificio por fuera es impresionante, Con su forma redonda y su cúpula marrón que parece estar flotando sobre el río hacen una postal perfecta. 

Antigua Galería Nacional: Se levanta con estilo Neoclásico en lo alto de su bonita escalinata y estatua ecuestre, su interior alberga obras del Clasicismo, Romanticismo, y hasta Arte Contemporáneo. Por su puesto que aquí te podrías pasar días hasta verlo todo con detenimiento. Ya sólo los edificios por fuera son especialmente bonitos.

En la Web Tiqets.com está toda la información sobre horarios, precios y compra online, para que al llegar (nada más abrir si quieres ver lo más posible) vayas directamente al museo que quieras y entres directamente. Pérgamo es el que probablemente siempre tiene cola para entrar debido a la fama que tiene. 

Fuera de la Isla de los Museos, hay uno que también vale la pena visitar.

Jüdisches Museum (Museo Judío): Una interesante visita donde hay una exposición ''Bienvenidos a Jerusalén'' con impresionantes fotografías. Junto a las salas se encuentra la Torre del Holocausto, una columna de hormigón sin ventanas situada junto al Jardín del Exilio (Josef Hoffmann), un parque exterior con 49 pilares de cemento y que simbolizan el año de fundación de Jerusalén. Los pilares se rellenaron con tierra de Berlín excepto el número 49 que contiene en su interior tierra de Jerusalén. El parque tiene forma cuadrada y los pilares están ligeramente inclinados dificultando moverse entre ellos. En la parte alta crece la vegetación como un jardín en las alturas.

Otro punto fuerte de la visita es el 'Void Void', El Vacío de la Memoria', una instalación del escultor y pintor israelí Menashe Kadisham que consiste en 10.000 caras de hierro de distintos tamaños y casi todas con la boca abierta en un grito de terror, 'Shalechet', hojas caídas, es su nombre. Casi no llegamos a verlo porque estaban ya cerrando, pero los amables trabajadores nos dejaron entrar.

La idea principal de este museo es transmitir el vacío que han dejado los judíos berlineses desaparecidos durante el Holocausto. 


Nos queda hacer un repaso a la parte más dura de Berlín, los lugares donde sufrieron y perdieron la vida miles de personas y que te hacen entender de verdad el sufrimiento y la historia de esta ciudad. Aunque ya he hablado en líneas generales de ello en la introducción histórica, pudimos ver un Campo de Concentración por dentro, que si bien no queda mucho en pié, igualmente da escalofríos. Visitas duras pero necesarias.

Campo de Concentración y Exterminio Sachsenhausen 

El 21 de Marzo de 1933, en la ciudad de Oranienburgo, a unos 20 minutos de Berlín en tren, el edificio de una fábrica abandonada se convertía en el primer Campo de Concentración de Prusia. Finalmente se convirtió en uno de los mayores campos de exterminio del territorio alemán entre 1936 y 1945. Al bajar del tren nuestro guía nos condujo durante 15 minutos caminando hasta la entrada del campo indicándonos que ese era exactamente el camino que recorrieron los presos.

Construído en 1936 durante los JJOO. Era el orgullo de Himmler que lo presentó como el más moderno y adaptable jamás construído. Los planos se diseñaron para convertirlo en un símbolo del poder nazi, fuerte y aterrador.

Nada más entrar hay un plano donde se ven las enormes dimensiones del recinto y una parte central que es la que visitaremos cuya extensión tiene forma de triángulo. Era un triángulo equilátero con barracones agrupados alrededor de un eje. En los extremos del triángulo, cada torre llevaba una letra del alfabeto. La Torre A era la entrada general y el centro neurálgico de las SS. A final de los años 30 era la escuela oficial de las SS que dirigían otros campos. Con la guerra se convirtió en uno de los ejes del genocidio en parte por la proximidad al edificio en forma de T que se instaló justo al lado: El edificio de inspección de los Campos de Concentración, donde se controlaban los campamentos hasta el más mínimo detalle. Desde allí ordenaron deportaciones, experimentos médicos con detenidos... el genocidio en todos los campamentos.

El motivo de esta forma era para que desde la torre principal de la entrada, con que hubiera un solo vigilante de las SS, podía ver y controlar toda esa zona donde pasaban casi todo el tiempo los reclusos trabajando. 

Al cruzar la verja de entrada que reza 'ARBEIT MACHT EREI' (El trabajo nos hará libres) automáticamente se te ponen los pelos de punta. 

Justo antes de la alambrada electrificada que bordea todo el recinto hay un pasillo, llamado Línea de la muerte. Si algún preso la pisaba lo más seguro es que recibiera un tiro. Muchos se lanzaban contra la verja para provocar su muerte de un tiro o electrocutarse y así terminar con su sufrimiento. Cuando los oficiales de las SS se dieron cuenta bajaron el voltaje para que recibieran una descarga, pero no mortal. Donde antes estaban todos los barracones, ahora hay un borde que los delimita en el suelo con gravilla y una placa.

La Unión Soviética erigió un obelisco en 1961 que muestra 18 triángulos rojos, el color asignado a los presos políticos. Debajo del obelisco se encuentra una estatua que representa a un soldado soviético liberando dos prisioneros. 

Hoy día casi todo lo que alcanza la vista es un terreno enorme sólo con algunos barracones en pie. Por eso es importante hacer esta visita con un guía que te explique bien todo lo que estás viendo para ser realmente consciente de lo que allí ocurría. El barracón número 38 ahora es un museo y se conserva tal y como quedó la estructura interior después de que lo quemaran un grupo de neonazis negando el holocausto en 1992. Sigue oliendo a quemado. Se pueden ver varias celdas, los baños donde la higiene era nula y tenían un tiempo limitado para utilizarlos. Las camas de madera estaban formadas por varios pisos de literas donde dormían como podían y el poco tiempo que les dejaban descansar. A la entrada una única cama individual estaba reservada para el vigilante llamado Kapo, un preso más, al que todos temían por ser violento y precisamente por eso era elegido para esa función y así atemorizar a los demás mientras no eran vigilados por los SS.

Junto al barracón hay palos de madera, como troncos, donde colgaban a los presos para torturarlos. Otro de los edificios que más impresiona es la enfermería, donde los sometían a experimentos y donde sufrían pruebas contra el tifus o cómo reaccionaba el cuerpo a grandes alturas. La mayoría no sobrevivía. Las salas de ese lugar, sobre todo las que están bajo la enfermería, te revuelven el estómago. Simplemente no encuentro las palabras para describir la sensación tan mala que se tiene al estar dentro.

Los castigos eran atroces. Algunos tenían que hacer el 'saludo de Sachsenhausen', donde un prisionero en cuclillas tenía que mantener los brazos extendidos al frente. Había una pista de marcha en todo el perímetro del patio, donde un grupo de prisioneros (El Batallón de los patinadores) tenían que marchar sobre una variedad de superficies, para probar el calzado militar, entre 25 y 40 kilómetros diarios por persona. Se podía mantener a prisioneros en aislamiento estricto con raciones mínimas y algunos podían ser suspendidos de sus muñecas atadas a la espalda (La garrucha). En casos como el intento de fuga, se ahorcaba al prisionero en frente de todos los demás.

En un principio trasladaban los cuerpos en camiones fuera del Campo para incinerarlos, pero un incidente con uno de esos camiones cuando volcó en la carretera provocando el caos, hizo que fabricaran dentro del Campo crematorios para no tener que sacar los cuerpos e incinerarlos allí mismo, evitando así incidentes. Se pueden ver restos de ellos.

La parte del campo conocida como 'Campo de interés', junto con numerosos campos auxiliares, alojó alrededor de 200.000 reclusos que fueron esclavizados y asesinados. Más de 90.000 murieron debido al trabajo inhumano, sufriendo continuos maltratos, el hambre y las malas condiciones higiénicas en las que vivían . Los que sobrevivieron a esto murieron igualmente gaseados, fusilados o víctimas de los experimentos médicos. Posteriormente, durante la ocupación soviética se convirtió en un campo de reclusión, en el que terminaron 60.000 presos políticos, militares y funcionarios del tercer Reich.

Como ya sabemos, la finalidad de los nazis construyendo este campo en 1936 fue confinar y liquidar masivamente a opositores políticos, judíos, gitanos, homosexuales, prisiones de guerra y testigos de Jehová. También estuvieron en Sachsenhausen varios cientos de exiliados republicanos españoles, entre ellos Francisco Largo Caballero, el cual sobrevivió en el campo, pero murió poco después de salir por el deterioro físico sufrido. 

Las tropas soviéticas liberaron el campo el 22 de abril de 1945 a las 11:08 horas, hora exacta que marca el reloj que actualmente hay en el Campo en conmemoración de la liberación. 

Andén Gleis 17

Por casualidad, en mis investigaciones de preparación para los viajes, que son muchas, descubrí un lugar que me llamó la atención y que no es tan conocido como los demás. Aprovechando que ya teníamos un día planificado para visitar Potsdam decidimos hacer una parada en una estación de camino entre Berlín-Potsdam, concretamente en la parada Grunewald del tren S7. Subiendo unas escaleras donde se ve un cartel indicativo llegas a un andén abandonado que inevitablemente te pone la carne de gallina. 

Es el andén desde el cual partieron los primeros trenes hacia los diferentes Campos de Concentración. Todo el suelo del andén está cubierto por placas de hierro en las que junto al borde están grabados la fecha, número de judíos que subieron a bordo y el Campo de Exterminio donde se dirigió. Además de esto, la gente ha ido dejando junto a las grabaciones papeles también con nombres, edad y campo donde perdieron la vida sujetos con piedras, llenos de flores y velas. La verdad es que sólo de recordarlo al escribirlo se me vuelve a poner el nudo en la garganta que tuve durante el tiempo que estuvimos allí. Caminar por ese andén abandonado, pensando en lo que ocurrió allí y lo que le esperaba a toda esa gente, ahora lleno de vegetación que se va comiendo el lugar es una sensación difícil de digerir y de olvidar. 

Berliner Unterwelten-Museum

Un Búnker es algo que no queríamos dejar de ver. La Organización independiente Berliner Unterwelten ofrece visitas guiadas a través de un enorme búnker al que se accede en la estación de metro de Gesundbrunnen. Además investigan y documentan las infraestructuras del subsuelo de Berlín. No se puede reservar con antelación por internet por lo que hay que ir temprano, abren a las 10:00h, a la oficina que está junto a la entrada de la estación de metro (no tiene pérdida cartel negro con letras amarillas) para ver las opciones de visitas que hay para cada día y los horarios, idiomas, etc. Un panel en la puerta lo indica todo. Las plazas son limitadas por lo que si no te das vida te quedas sin entrar. En la web: https://berliner-unterwelten.de puedes consultar también las distintas visitas y en qué consisten y tomar nota del vestuario, ya que una requiere calzado y ropa especial. 

Nosotros escogimos la visita 'Mundo entre Tinieblas': ''Cientos de personas pasan cada día por una puerta verde en la estación de metro de Gesundbrunnen sin saber que esconde enormes salas auténticas detrás. Durante la II Guerra Mundial se construyeron innumerables bunkers en Berlín y habitaciones en el área del metro para fines de defensa aérea. En esta estación se construyeron refugios subterráneos para viajeros y residentes distribuidos en varios pisos. Se puede escuchar el metro pasar justo debajo. 

El subsuelo de Berlín se asemeja a un queso Suizo, lleno de bunkers, túneles, pasadizos, restos de bombas e incluso huesos humanos. Los canales que atraviesan toda la ciudad hacen que las filtraciones de agua sean continuas por lo que el metro está a muy poca profundidad, apenas bajar un corto tramo o dos de escaleras y ahí lo tienes. Por eso muchos de los bunkers no son subterráneos. Como nos contaba nuestro guía, fantástico por cierto, hoy en día sigue siendo 'normal' para los berlineses tener que salir del metro por un aviso de peligro al encontrar restos de bombas sin detonar, y lo toman con tranquilidad como algo habitual. 

Una de las primeras salas que vemos es donde se encontraba el baño de mujeres y se pueden ver las marcas en la pared y suelo donde debían estar las separaciones de cada habitáculo y los espejos. Los objetos han sido repuestos por los organizadores ya que los saqueos acabaron con lo que había dentro. El primer aviso que nos dieron fue no tocar las paredes, no sólo por no estropear, sino porque son tóxicas. La pintura contiene metales fluorescentes para que en la oscuridad y caos de entonces se pudiera ver donde estaban las puertas. Asombrosa la demostración que hicieron apagando la luz para que lo comprobásemos. 

Varias salas se suceden entre fríos pasillos de diferentes tamaños y en todas rezan carteles 'Verboten Rauchen' (prohibido fumar) y debajo un número. Lo primero que piensas es que ese número hace alusión a la cantidad de personas que caben en la sala, pero cuando la ves piensas que la sala es más grande y podrían entrar más. De hecho, si el número era 25, en la realidad se metían 100 personas.La sorpresa fue cuando nos explicaron que ese número no significaba eso, sino el tiempo de oxígeno que había disponible en cada sala. ¿La razón? No había ventilación ninguna, por lo que una vez cerradas las puertas se convertía en una ratonera y todos los allí presentes tendrían el oxígeno limitado hasta poder salir... escalofriante.

Y por supuesto lo de Antiaéreo tampoco era real, si impactaba una bomba de lleno, adiós búnker y todo lo que hubiera dentro. Durante la visita también puedes ver numerosos objetos, como un viejo mueble donde se archivan 12.000 tarjetas de chapa metálica con los nombres de los 'trabajadores' , su lugar de procedencia y fecha, algunos bancos son los originales, armas, bombas y hasta lo que parece una vieja máquina de escribir que en realidad es ENIGMA, la máquina de Códigos Secretos que utilizaban los alemanes para comunicarse con un complejo funcionamiento. Se basaba en cinco rotores que variaban cada vez que se pulsaba una tecla, de manera que cada letra del alfabeto ofrecía un número altísimo de posibilidades. El Ejército alemán además cambiaba la posición de los rotores una vez al mes. Fue Alan Turing el responsable de conseguir descifrar Enigma inventando la Máquina BOMBA que permitía descifrar mensajes Enigma de forma masiva. En 1943 se desvelaban 84.000 mensajes alemanes al mes. 

Hoy día, la mayoría de los bunkers, programados mucho antes del estallido de la guerra, edificados a lo alto como enormes mamotretos de hormigón por el problema de las filtraciones de agua subterráneas, siguen en pie debido al coste que supondría derribarlos. Se han reconvertido en todo tipo de espacios como museos, bares, discotecas, salas de ensayo, aparcamientos... y una especial mención para el Führerbunker, donde Hitler se suicidó el 30 de Abril de 1945 junto a su esposa, en la esquina trasera oriental de la antigua cancillería, hoy parking y apartamentos. 


Potsdam

Tan solo 20 minutos en tren separan Berlín de Potsdam, capital del Estado de Brandenburgo. Ciudad de palacios y jardines, antigua residencia de los reyes prusianos y los káiseres alemanes, está catalogada como Patrimonio de la Humanidad. Se fundó en el Siglo VII como pueblo eslavo llamado Poztupimi.

Recorrido por sus Palacios:

- Palacio Sanssouci - Lo llaman el Versalles Alemán. Diseñado por Federico el Grande como una idílica residencia de caza y está considerado como una de las máximas expresiones del rococó. Sobre unas terrazas ajardinadas con viñedos, Federico el Grande se recluía en el pequeño palacio con sus perros para pasar temporadas 'sin preocupaciones', que es como se traduce la expresión francesa 'sanssouci' 

- Palacio de Babelsberg- Se constituyó como una residencia de verano para el futuro emperador Guillermo I y su esposa Augusta siguiendo el estilo tudor inglés. El extenso parque (Park Babelsberg) a orillas del Havel conserva el sistema de distribución de caminos con multitud de sendas estrechas para pasear. El parque cuenta también con la torre de Flatow, que fue edificada entre 1853 y 1856. 

- Palacio de Orangerie - Dentro del Parque de Sanssouci destaca otro palacio, esta vez levantado por Federico Guillermo IV 'El Romántico' en estilo renacentista. Subiendo la escalinata de entrada encuentras su arquitectura renacentista junto al extenso jardín y fuente que hacen que parezca una enorme tarta de nata y vainilla. 

- Palacio Nuevo - Entre 1763 y 1769, tras la guerra de los siete años, Federico el Grande mandó construir el Palacio Nuevo para celebrar la gloria de Prusia. La enorme y lujosa construcción tuvo la función de recepción de las más importantes comitivas más que de propia residencia. Tras la caída del Imperio Alemán en 1918 fue reconvertido en museo (y saqueado por el ejército rojo durante la Segunda Guerra Mundial)

- Palacio de Cecilienhof - Ubicado en la parte norte del parque Neuer Garten cercano al Lago Jungfernsee. Además de haber acogido importantes acontecimientos del siglo XX, el palacio de Cecilienhof es el último construido por los Hohenzollern. Guillermo II de Alemania ordenó su construcción al estilo de las casas inglesas tudor como residencia de su hijo el príncipe Guillermo de Prusia y su mujer Cecilia. Al finalizar la guerra el palacio acogió la Conferencia de Potsdam, en la que Stalin, Churchill y Truman, líderes de las principales potencias (Rusia, Reino Unido y EEUU) que habían derrotado a Alemania en la II Guerra Mundial, acordaron cual sería el futuro de Alemania y de todo el mundo. Hoy es en parte museo de aquellas semanas de negociaciones al mismo tiempo que hotel. Una de sus curiosidades es que todavía mantiene la estrella roja de flores en sus jardines, ya que Potsdam quedó bajo dominio soviético. 

- Palacio de Charlottenhof - En 1825, Federico Guillermo II compró el terreno situado al suroeste del antiguo Parque Sanssouci para regalárselo a la pareja de príncipes electos Federico Guillermo IV y Elisabeth von Bayern. El lugar se convirtió en una residencia de verano con estilo de villa clasicista. 


Pero no todo son palacios en Potsdam, estas son algunas de las paradas no palaciegas más importantes:

- Barrio Holandés - O también llamado 'Pequeño Ámsterdam'. Debido a que al rey Federico Guillermo I de Prusia (El Rey Sargento) le gustaba especialmente la cultura holandesa. Quiso traer artesanos de los Países Bajos a la ciudad de Potsdam y encargó la edificación de más de un centenar de viviendas de ladrillo rojo y en el estilo puramente holandés con uniones de color blanco, aleros en las ventanas y ventanas con persianas. De hecho hay un museo dedicado al trabajo del constructor, Johann Boumann, y a toda la construcción, con un molino de viento al mejor estilo holandés.

- Nauener Tor - Es una de las tres puertas que se conservan en Potsdam y que formaba parte de la muralla de la ciudad. Me recordó al verla a una maqueta gigante hecha con piezas de Lego. Sólo faltaba un caballero a caballo estandarte en mano. Actualmente las tres puertas de Potsdam están conectadas con un paseo, en lugar de la muralla. Se sitúa muy cerca del Barrio Holandés, cuyos residentes eran militares, comerciantes, artesanos y funcionarios. Actualmente la plaza situada frente a Nauener Tor es punto de encuentro con cafeterías, restaurantes y bares.

- Puente Glienicke (Puente de los Espías) - Cruzando el río Havel, el puente fue durante la Guerra Fría una frontera restringida entre los bloques soviético y occidental. Tras el levantamiento del muro de Berlín y el aumento de la tensión entre las potencias, el puente se convirtió en un lugar de intercambio de espías apresados, ganándose el sobrenombre de 'puente de los espías'. 

- Puerta de Brandeburgo - Situada en la Luisenplatz fue construida por orden de Federico II de Prusia y no tiene nada que ver con la de Berlín. Había otra puerta, y era la que usaban los vecinos de Potsdam para ir a Brandeburgo. Aunque lo que vemos hoy fue modificado durante las siguientes décadas, y es que los pequeños accesos para peatones fueron añadidos por Federico Guillermo IV, dado el incremento del tráfico peatonal. 


Para llegar desde Berlín es muy fácil, sólo necesitas tener la tarjeta de transporte para las Zonas ABC y coger un tren de cercanías y es un buen sitio para pasar el día. Hay un autobús justo frente a la estación que pasa por la mayoría de lugares y palacios de interés. 


Fin de viaje

Con este Post he querido hacer una mezcla de información obtenida a través de artículos, internet, libros, documentales... unida a la experiencia vivida allí y a las muchas cosas que hemos aprendido en las visitas guiadas donde te dan y explican una información muy valiosa. 

Conozco gente a la que Berlín le encanta y otra a la que no le gusta nada. Lo que está claro es que hay que estar y conocer un lugar para valorarlo por ti mismo y no basarte en la opinión y gusto de los demás. Y lo que está claro es que a nosotros nos encantó!. Ciudad a la que volvería? Rotundo sí. 


Información Práctica para moverte en Berlín

Transporte: Hay varias opciones para moverte por la ciudad y todas son buenas, rápidas y eficientes:

- METRO (U-Bahn): Comenzó a construirse en el año 1902 y cuenta con una larga historia. Durante la I y II Guerra Mundial, su construcción tuvo que ser detenida y las instalaciones sufrieron importantes daños que fueron subsanados posteriormente. Más tarde, durante la división de la ciudad, la red de metro también se vio dividida, dejando algunas 'estaciones fantasma' en la zona intermedia entre Berlín Este y Berlín Oeste.

Líneas: Tiene 9 líneas, todas ellas con tramos subterráneos y también algunos que van sobre la superficie. Algunas de las principales paradas son Línea U1 (Verde) - Kurfürstendamm, en la que se puede ver la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm. Línea U2 (Roja) - Alexanderplatz y Potsdamer Platz. Línea U5 (Marrón) - Alexanderplatz y el conocido barrio Friedrichshain, con su estación Frankfurter Tor‎ . Línea U6 (Morada) - Friedrichstraße, en el centro, y baja hasta el sur finalizando su recorrido en la estación Alt-Mariendorf. Una de las paradas más importantes de la línea tiene lugar en Kochstraße, muy próxima a Checkpoint Charlie. Línea U7 (Azul claro) - Se trata de la línea más larga del metro de Berlín. Con 40 paradas a lo largo de más de 30 kilómetros de longitud. Una de las paradas más concurridas de la línea es Richard-Wagner-Platz, situada junto al Palacio Charlottenburg. 

El horario es, aproximadamente, de 4:30 a 00:30 horas. La frecuencia de paso de los trenes suele ser entre 3 y 5 minutos en hora punta y algunos minutos más durante el resto del día. Los viernes, sábados, domingos y festivos la mayor parte de las líneas funcionan prácticamente durante toda la noche. 

Los precios para el Billete Sencillo Zona A-B es de 2,80€ / B-C 3,10€ / ABC 3,40€. Hay que validarlos y la duración es de 2 horas. También hay abonos de 1 o 7 días por zonas.

TREN (S-Bahn): Es un sistema de transporte urbano formado por trenes metropolitanos que circulan a lo largo de 15 líneas, recorriendo la práctica totalidad de la ciudad de Berlín. El equivalente a los trenes de cercanías de Madrid. El horario de los trenes es, aproximadamente, de 4:30 a 00:30 horas 

TRANVÍA: Compuesto por 22 líneas y casi 400 estaciones, lo que le convierte en uno de los sistemas más largos del mundo. Fue el medio de transporte más desarrollado y utilizado en Berlín Este durante la Guerra Fría. Creado en 1865 como un sistema de transporte de tracción animal, el tranvía fue evolucionando hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, momento en que, al igual que la ciudad, el sistema de tranvías se vio dividido en dos partes entre el este y el oeste. En 1967 la mayor parte de las líneas de tranvía que pasaban por Berlín Oeste habían sido clausuradas, manteniendo solamente dos de ellas en funcionamiento. En 1992 la compañía Berliner Verkehrsbetriebe se unió de nuevo, pero las huellas del pasado siguen patentes en la ciudad y la mayoría de las líneas de tranvía se encuentran en el que fuera el lado este de la ciudad. 

BUS: Lo que comenzó siendo el primer sistema de transporte público de Alemania, con cinco líneas en las que 120 caballos tiraban de los autobuses, se ha convertido en una extensa red compuesta por 300 líneas que cubren la práctica totalidad de la ciudad. Hay dos líneas de autobús turístico de doble altura número 100 y 200, que hacen paradas en la mayoría de los puntos de interés. 

Horarios: La mayoría de los comercios de 10:00 a 20:00, algunos supermercados hasta las 23:00. Los Museos suelen abrir de 10:00 a 18:00 y muchos cierran los Lunes.

Moneda: Euro.

Idioma: Alemán, pero con el inglés te harás entender perfectamente en cualquier sitio. 

Precios 2 personas: Campo de Concentración : 28€ / Berlín Welcome Card 6 días + Transporte zonas ABC: 96€ / Isla de los Museos - Todos incluidos durante 1 día: 36€ / Visita Guiada Búnker: 24€ / Museo judío: 10€ / Catedral: 14€

Hotel: Arcotel Velvet Berlín

Vídeos en mi canal: https://www.youtube.com/channel/UCP_2JcFJlsJsjaZi5JRACvQ

Evidentemente toda la información histórica de este post no estaba memorizada por completo en mi cabeza:

Fuentes y Reservas: Civitatis.com /  Booking.com /  Tiqets.com / Wikipedia / National Geographic / encyclopedia.ushmm.org

Son miles las películas, libros, documentales sobre la temática Nazi y II Guerra Mundial. Solo algunas de las películas más conocidas: El último tren de Auschwitch / La vida es bella / El pianista / El niño con el pijama de rayas / La lista de Schindler / American History X / Malditos bastardos / El hundimiento / Valkiria / El diario de Ana Frank...


Curiosidades

- La capital alemana tiene más puentes que Venecia. Berlín cuenta con 1.700 puentes en su superficie, por los 400 de Venecia. Además tiene más de 180 km de aguas navegables en la ciudad, lo que hace que descubrir la ciudad desde un barco sea apasionante. 

-  Las peculiares luces de los semáforos que se pueden ver hoy en la ciudad, son las que diseñaron los soviéticos para Berlín Este. Fue diseñado por el psicólogo de tráfico Karl Peglau, para reducir los accidentes. Únicas en el mundo y muy curiosas. El muñeco se llama Ampelmänn y hasta tiene una tienda-museo. 

- El símbolo de Berlín es un oso. No se sabe bien el motivo pero muchos apuntan a la etimología de 'Berlín' que aludiría a la palabra 'bär' que significa 'oso'.

- En los últimos años, muchas zonas han sido invadidas por enormes tubos de colores, en su mayoría rosa y azul, que serpentean entre las calles y los edificios. Esta solución, que se ha convertido en un nuevo icono de Berlín, sirve para drenar el agua de los subterráneos y conducirla a los canales. De esta forma se evitan inundaciones en la construcción de túneles y obras. 

-  Berlín es una de las ciudades más cosmopolitas de Europa y del mundo. Bajo su cielo conviven personas llegadas desde 180 países diferentes (solo el 25% de los berlineses nacieron y crecieron en la capital alemana). Esto de ser tan abierta y cosmopolita fue una de las razones por las que Hitler no terminaba de conectar con Berlín. De hecho se dice que uno de los objetivos que tenía al final de la guerra era modificarla completamente. Afortunadamente no vivió para hacerlo.

- Una de las operaciones de falsa bandera más conocidas en la historia fue el incendio que provocaron los nazis (capitaneados por Hermann Göring) en el Reichstag. ¿Por qué lo hicieron? Para culpar y detener a la oposición comunista. Esto permitió el comienzo de la era nazi: Hitler endureció las penas, limitó la libertad de prensa y de opinión, entre otras. Además fue cuando convocó elecciones y el partido se hizo con la mayoría de votos. El Tercer Reich ya estaba en marcha. 

- Berlín es una de las capitales más verdes de Europa, una cuarta parte de la ciudad la ocupan espacios verdes. El Parque Tempelhof era un aeropuerto. 

- Para saber dónde se levantó el Muro de Berlín, solo tienes que mirar con atención el suelo: su antigua localización está señalada por una doble hilera de adoquines (a menudo acompañados por una placa que dice 'Berliner Mauer 1961-1989').

- Berlín es una de las pocas ciudades del mundo que cuenta con diferentes operas: hay 3 (Berliner Staatsoper, Deutsche Oper Berlin y la Komische Oper).

- Berlín y sus habitantes adoran a los perros: hay más de 100.000 viviendo en la capital alemana.

- La división de la ciudad en 1945 y la posterior construcción del muro en 1961, hicieron de Berlín una doble ciudad. El hecho de que el centro geográfico de Berlín, la Puerta de Brandeburgo, se convirtiese en la periferia de dos ciudades y fuera dividido por el muro, obligó a reconcebir dos ciudades con sus respectivos centros. En Berlín Oriental, el centro fue Alexanderplatz; en Berlín Occidental, el centro fue la Iglesia de la Memoria. Tras cuarenta años de separación, el centro geográfico de la ciudad quedó muerto y lleno de terrenos baldíos, pero tras la Reunificación se convirtió en la zona de la ciudad con una mayor cantidad de construcción y actividad turística. Hoy día, Berlín es una ciudad muy diferente desde el punto de vista urbanístico a otras capitales de Europa; tiene aún estos tres centros: el del Este, el del Oeste y el geográfico.

- Berlín es una de las capitales con menos coches de Europa. Sin embargo, la proporción de bicicletas es muy elevada: existen 710 bicicletas por cada 1000 residentes, y un total de 620 km de carril para ellas.