Saintes

Saintes es una ciudad poco conocida, yo tampoco había reparado en ella hasta que comencé a preparar este viaje. Cuando investigué sobre ella, decidí incluirla como parada en el viaje de ida hacia Normandía.

Situada en la región de Poitou-Charentes. Fue fundada hace más de dos mil años por los romanos y es una etapa de peregrinaje de la Vía Turonensis del Camino de Santiago, su Basílica de Saint-Eutrope forma parte del Patrimonio de la Humanidad llamado 'Caminos de Santiago de Compostela en Francia'.

Fue una ciudad importante del Imperio Romano en las Galias. Estaba edificada, lo mismo que Roma, sobre siete colinas, y era llamada 'la pequeña Roma'. Una vía romana la enlazaba con las principales ciudades del Imperio.

El estilo románico se mezcla con fachadas clásicas de color arena,  y dejan entrever el pasado que hay detrás. El desarrollo de la población de la que se llamaba 'Mediolanum Santonum' (Saintes), tuvo lugar principalmente durante la dinastía Julio-Claudia, siendo de gran importancia ser capital de la provincia romana de Aquitania, desde su creación por parte de Augusto hasta finales del siglo I d.C. Fue nombrada 'Ville d'art et d'histoire' desde 1990.

Hasta el siglo XVIII estuvo dentro de las antiguas murallas y hoy se puede caminar por su bonito casco histórico empedrado formado por callejuelas peatonales, plazas y pasajes donde no faltan las tiendas, las terrazas y pastelerías para pecar sin remedio. 

Durante nuestro día En Saintes, en una de estas callejuelas encontramos una terraza donde tenían hamburguesas vegetarianas y donde nos atendió un amable chico que hablaba español. Y después a pecar con el correspondiente batido de chocolate, excusa: el calor....

El Arco Germánico 

Fue lo primero que nos encontramos al llegar ya que estaba junto al hotel. Esta puerta monumental junto al río Charente fue construida entre los años 18-19 d.C. en honor del emperador Tiberio, de su hijo Druso y de su sobrino e hijo adoptivo, Germánico. Fue la puerta de entrada a la ciudad romana. Es la ruina romana mejor conservada de Saintes. La edificación demostraba la riqueza de las élites romanizadas y el poder de la ciudad y marcaba el eje principal este-oeste alrededor del que creció la ciudad, recordando el vínculo privilegiado que la unía al Imperio.

Está ubicado en la Plaza Bassompierre, y consta de dos arcadas que en su día servían para dividir los dos sentidos de circulación. Anteriormente estaba en la entrada de un puente, pero cuando este fue demolido, el arco se trasladó a su ubicación actual. En la amplia plaza, hay hamacas donde puedes sentarte y hasta tumbarte frente al río viendo el casco histórico frente a ti con varios puentes y unas bonitas vistas.

La Catedral de San Pedro

Se levanta sobre el lugar donde se encontraba una edificación cristiana de la Alta Edad Media y ha sido reconstruida varias veces. Los protestantes la saquearon en 1568, antes de que terminase la reconstrucción, y después volvió a restaurarse. El templo conserva su estilo gótico flamígero. 

Destaca su imponente campanario de 72 metros de altura. Preciosa, vista desde una de las calles peatonales que permiten contemplarla al fondo. En el suelo, hay graciosas pegatinas  de 'Selfie Point' para colocarte y hacer la foto perfecta.

Antiguo Convento de los Jacobinos 

Instalados en Saintes desde el S. XIII, los jacobinos decidieron construir un monasterio al pie de los acantilados. La propiedad fue completamente destruida durante la Guerra de los Cien Años y reconstruida en el S. XV. Hoy en día alberga la Biblioteca Municipal François Mitterrand.  El edificio mantiene su encanto rodeado de jardines que comparte con el Centro de Interpretación de Arquitectura y del Patrimonio.

Saintes tiene por su primer obispo a San Eutropio . Su Igleisa y su cripta de estilo románico fue construida en 1081 para albergar las reliquias del evangelizador de Saintonge, y que se convirtió en un paso esencial del Camino a Santiago de Compostela. Las columnas y los capiteles esculpidos con diseños vegetales de la cripta o iglesia baja, donde se encuentra el sepulcro del santo, son de estilo románico también.

De él se han escrito muchas leyendas. 'Al llegar San Eutropio a Saintes y ver aquella hermosa ciudad pensó ganarla para Cristo. Predicaba la Palabra de Dios por las calles y plazas constantemente. Cuando aquellos ciudadanos oyeron hablar de la Santísima Trinidad y del Bautismo, cosas nunca oídas hasta entonces, lo azotaron y lo arrojaron fuera de la ciudad. En un montículo próximo se construyó un tugurio de madera y allí vivió mucho tiempo. Durante el día predicaba en la ciudad y la noche la pasaba en su tugurio en vigilias, oraciones y lágrimas.'

La Iglesia de Saint-Vivien 

Está dedicada al obispo de Saintes, Vivien. La iglesia actual de estilo neoclásico está construida sobre los vestigios de tres edificaciones cristianas.

Historia de San Vivien, obispo de Saintes: 'Según la 'Miracula Sancti Viviani', este era hijo de un pagano y de una cristiana llamada Maurella. A los 16 años, fue bautizado por San Ambrosio de Saintes. Su mente despierta y las influencias de su padre le hicieron escalar puestos en el servicio público, llegando a ser gobernador de distrito. A los 33 años, se cansó del mundo, lo dejó todo y se fue con su obispo, que le concedió el presbiterado. Cerca del año 450 Ambrosio murió y el clero y el pueblo eligieron a Vivien para sucederle como obispo. Aunque se negó, nada pudo hacer al aparecer sobre él una paloma blanca, que fue tomada por todos como signo de elección divina.

Le tocó hacer frente a las dificultades de un Imperio que hacía aguas* por todas partes: corrupción, crisis de fe, neo-paganismo, y bárbaros asolando las fronteras del Imperio y adentrándose en los territorios cristianos. Saintes fue atacado, y los que no huyeron, fueron apresados y llevados a Tolosa. Con ellos se fue San Vivien y se acabó retirando a un monte, para hacer oración en soledad y pedir a Dios ayuda e inspiración.

Murió la víspera de la dedicación de la catedral, celebrándose su funeral a la par que la consagración del templo. Sin embargo no fue sepultado en la catedral, sino a las afueras de la ciudad.'

Anfiteatro Galo-Romano 

En el margen izquierdo del Charente y al final de un pequeño valle próximo al Parc des Arénes están los restos del anfiteatro (41-54 d.C.), uno de los más antiguos y mejor conservados de la Galia Comata, llamada también Galia Melenuda (coma en latín significa 'melena, cabellera'), ya que sus habitantes se dejaban el pelo muy largo. Era la Galia más extensa de todas, pues comprendía las actuales Francia y Bélgica junto con parte de Holanda al sur del río Rin. El anfiteatro fue alzado en un pequeño valle, aprovechando su desnivel para edificar las gradas, durante la dinastía Julio-Claudia. Se extiende 126 metros de largo y 102 de ancho, con capacidad para unos 15.000 espectadores, la totalidad de la población en ese entonces. A media altura del graderío, en el lado sur, hay una pequeña fuente de Santa Estela (lucero, estrella), vírgen mártir de Saintes. Su historia merece una mención:

'Vivió en el Siblo III en Saintes, era la hija del legado del pretor de las Galias, mientras que su madre descendía de una ancestral familia de druidas. Su padre ejercía el cargo de gobernador de Saintes. Ella nació y fue criada como pagana, pero fue contemporánea del obispo San Eutropio quien la convirtió a la fe cristiana y la bautizó a los 13 años. Su padre furioso contra el obispo mandó arrestarlo y decapitarlo, cumpliéndose la sentencia en 'las arenas', el anfiteatro de la ciudad. Estela acudió a recoger su cuerpo y le dio honrosa sepultura lo que hizo enfurecer más aún a su padre que la arrestó e intentó disuadirla de su fe cristiana. Al no conseguirlo, finalmente dio orden de que la mataran siendo decapitada por un hacha en las mismas arenas de Saintes donde murió el obispo. Hay versiones que dicen, que el padre preso de la cólera ni siquiera esperó al verdugo y él mismo la decapitó con su espada.'

Hoy en día se celebran  festivales y conciertos. La entrada cuesta 3 euros y te dan un folleto explicativo en tu idioma a la entrada. Puedes bajar por las gradas hasta la arena e imaginarte que estás en otra época. Desde la arena también se divisa la Basílica de San Eutropio.

Abadía Aux Dames 

Fundada sobre el año 1059. Es un antiguo monasterio que estuvo habitado por monjas benedictinas y se encuentra situada cerca de la orilla derecha del río Cherente, fuera del antiguo recinto amurallado medieval que circundaba la ciudad de Saintes. Debido a su ubicación, anteriormente se llamó nuestra Señora de Extramuros.

 Después de haber acogido a jóvenes nobles, la abadía se convirtió en un cuartel. Abandonada y posteriormente rehabilitada, tiene una iglesia abacial de estilo románico coronada por un campanario y una bonita portada esculpida de tres niveles y compuesta por columnas y arcos. La nave, de dos tramos, está cubierta de techos de madera. 

Hoy en día es la ciudad de la música, lugar para la formación de músicos y actores de teatro. Abre todos los días a las 14:30h y a las 16:00h.


Muchas ciudades de Francia poseen la etiqueta de ciudades y pueblos floridos donde se premia el patrimonio paisajista y vegetal, los adornos florales, el respeto del entorno y la calidad de vida. (Saintes posee una valoración cuatro flores).

Sin duda, esta ciudad fue toda una sorpresa y un acierto. La mejor forma de comenzar la ruta hacia tierras normandas.

Fotogalería