La Irlanda que da miedo

Irlanda es uno de los lugares más espectaculares que hay y no sólo por su manto verde, sus lagos y sus escarpadas cordilleras dominando el horizonte y acabando en acantilados imposibles que se funden con el mar. También por su historia y sus leyendas ocultas. Su tradición celta la llena de mitos y magia, de yacimientos arqueológicos, de castillos y fantasmas...

1. The Hell Fire Club

Sobre las montañas de Dublín, incinerada y abandonada, yace una vieja cabaña de caza que hoy en día sigue apestando a azufre. Construida en 1725 en una tumba de corredor neolítica, el edificio fue usado por una secta integrada por lords y aristócratas (el Hell Fire Club) para realizar actos inmorales y oficiar misas negras invocando a Satanás. Se dice que los visitantes sienten una atmósfera opresiva y observan manifestaciones demoníacas.

2. Lady Isobel y los niños fantasmas

Al ver el Castillo de Ballygally, un precioso edificio señorial en la costa de Antrim, nunca pensarías que se tratara de uno de los lugares más encantados de Irlanda. Todo comenzó cuando un antiguo propietario encerró a su esposa, Lady Isobel, en una torre porque no conseguía darle un heredero varón. Antes de morir de hambre, Isobel decidió tirarse de la torre y murió al caer sobre las rocas. Hoy en día el castillo es un hotel, y los huéspedes dicen que han visto a su espectro y a niños fantasmas merodeando por pasillos.

3. Río Fantasmal

Kilkenny albergó el primer juicio por brujería de Irlanda. Durante una gran inundación en 1763, una muchedumbre estaba cruzando John's Bridge cuando el puente se derrumbó y 16 personas se ahogaron en el río Nore. Desde entonces, lugareños y visitantes hablan de inquietantes figuras fantasmales que se ven en el río, agarrándose a las orillas, reclinados sobre la estructura actual y subiendo del agua entre la bruma matinal.

4. La Dama Blanca

Charles Fort, un impresionante cuartel en forma de estrella en Cork, ha visto mucho derramamiento de sangre. Pero a pesar de las batallas, los asedios y las rebeliones por las que han pasado sus murallas, la historia de la Dama Blanca es la que realmente hiela la sangre. La hija del comandante del cuartel acababa de casarse con un oficial estacionado allí, pero cuando su padre disparó a su marido, la novia se arrojó al océano. Su alma perdida sigue vagando por el cuartel, vestida de novia.

5.  El Ángel de la Resurrección de Cork

En la Catedral de Saint Finbar se dice que, el día que la escultura dorada del Ángel se caiga será el anticipo al fin del mundo y de toda la humanidad. Los responsables de la catedral cuidan con todo el esmero del mundo a este pequeño Ángel, que brilla como el primer día. 

6. Castillo de Skyrne, en Meath

Cerca de la antigua colina de Tara, se han desenterrado muchos esqueletos. Skyrne fue construido por un caballero normando en el siglo XII y parece estar habitado por varios espectros, entre otros el de una monja y una figura alta con capa y su perro. El espíritu de una mujer vestida de blanco es el más famoso de Skyrne. Se cree que se trata del fantasma de Lilith Palmerston, quien fue asesinada por Phelim Sellers en el siglo XVIII. Dicen que sus aterradores chillidos todavía resuenan en la oscuridad de la noche.

7. Castillo de Killua , en Westmeath 

Es la residencia de la familia del gran Lawrence de Arabia y se cree que está embrujado por el administrador de la finca, Jacky Dalton. Nadie sabe por qué, pero su espíritu excéntrico ha aterrorizado a varios visitantes nocturnos del castillo. La residencia fue abandonada hace mucho tiempo tras recibir muchas quejas sobre extraños ruidos y movimientos durante la noche. Se habla de un fantasma blanco que rodea las ruinas y una figura, de mirada maligna, que a veces se ve entre las paredes.

8. Castillo de Leap, en el Condado de Offaly

Es conocido por los numerosos fantasmas y espíritus que vagan por él, habiendo sido visto el fantasma de una chica joven en varias ocasiones. Se cree que era la hija del señor del castillo. Su padre concertó un matrimonio con el hijo de un hacendado muy rico, pero ella estaba enamorada de un humilde granjero y cuando su padre se enteró lo mató. Una noche cuando el padre dormía ella le asesinó. Poco después, un día que la hija estaba en lo alto del castillo, una mano invisible la empujó y la hizo caer al vacío, por lo que murió en el acto.

Se cree que fue el padre quien la empujó y ahora el espíritu de la joven vaga por el castillo lamentando su amor perdido. Muchos visitantes del castillo de Leap han escuchado unos misteriosos gemidos y llantos en la oscuridad y se ven luces encendidas en lo alto del castillo.

9. La tumba del Obispo Higgins

No molestes a los muertos o te atormentarán. En la catedral de San Colombo, cuando los trabajos de restauración efectuados en 1867 perturbaron la tumba de un antiguo obispo, William Higgins. Su tumba fue desplazada al interior de la catedral, y ahí fue donde las cosas se pusieron raras. Los trabajadores empezaron a escuchar pasos en una galería cerrada, las fotos que se tomaban mostraban extrañas apariciones y el órgano sonaba sin que nadie lo tocara.

10. La Capilla Sangrienta

Detrás de los muros medievales del Castillo de Leap se esconden historias de asesinatos y traiciones. Como en 1250, cuando dos hermanos ambiciosos se disputaban la casa solariega familiar. Uno de ellos era cura y se encontraba oficiando misa en la capilla del castillo cuando su hermano se precipitó hacia él y le clavó una espada en el corazón sobre el altar de la que hoy en día se conoce como la Capilla Sangrienta, o Bloody Chapel.

11. La soga del verdugo

La cárcel de Crumlin Road es una prisión histórica de la época victoriana, que en su día albergó a algunos de los personajes de peor reputación de Belfast. También resulta ser uno de los lugares más encantados de Irlanda del Norte. Aquí, las almas torturadas de presos muertos caminan por las pasarelas de hierro forjado y se lamentan por las noches. Uno fue un americano ejecutado por un crimen que no cometió, otro un adolescente que se quitó la vida para esquivar la soga del verdugo.

12. El Castillo Kinnity

También en el condado de Offaly, es uno de los castillos más encantados de Irlanda. En numerosas ocasiones el personal del edificio y sus visitantes han visto al fantasma Monk of Kinnitty atravesando los muros de esta edificación. No se trata de un fantasma silencioso, pues a veces se comunica con el personal de servicio del castillo y con algunos visitantes.

13.  Friar's Bush, en Belfast

No es un castillo sino un túnel subterráneo que conecta las alas Ashby y David Keir de la Universidad de Queens. Se encuentra cerca de Friar's Bush, uno de los cementerios más antiguos de la ciudad. Muchos académicos se niegan a pasar por este túnel a solas, asustados por un frío intenso y sobrenatural. En una ocasión tres hombres iban a cruzarlo, sin que uno de ellos se diera cuenta los otros dos se detuvieron negándose a avanzar. El primer hombre sintió que alguien le sujetaba la mano, pero no miró hacia atrás hasta que llegó al otro extremo, cuando se percató de que estaba solo.

14. El fantasma de la fábrica de lino de Belfast

Se trata de Helen Blunden, una chica que murió durante un derrumbe en una fábrica de lino de la capital de Irlanda del Norte. La leyenda fija su fallecimiento en 1912 y, según dicen, desde entonces se la oye cantar entre los restos de este edificio, que ya ha desaparecido. Helena Blunden tenía 16 años cuando comenzó a trabajar en una de las sala de la fábrica de ropa en el área de los antiguos mercados de Belfast. Había nacido en Irlanda, pero criada en Inglaterra y sus padres habían decidido regresar a casa justo un año antes de su muerte, coincidiendo con una mayor apertura desde Westmiser hacia sus vecinos irlandeses. La familia Blunden se mudó a una pequeña casa adosada a solo unos metros de la fábrica de lino.

Un domingo los responsables de la fábrica obligaron a sus trabajadores a asistir para poder finalizar un pedido que corría prisa. Helena tenía previsto asistir a un concierto a última hora de la tarde, por lo que trabajó arduamente, llevando bajo el uniforme la ropa con la que iba a ir al evento para no perder tiempo cambiándose de ropa. Acabó su trabajo a tiempo, pero cuando se iba tropezó con una fregona, llegó hasta la barandilla, por la que se precipitó hacia la planta baja, donde murió.

Su intención era la de dejar ese día la fábrica y no volver nunca más a trabajar allí. Quería probar fortuna como cantante, algo que nunca pudo hacer por su repentina muerte. Por ello se dice que ella sigue habitando la fábrica de Belfast y transita por sus ruinas cantando canciones propias de principios del siglo XX.

15. Los Dullahan, la leyenda de Sleepy Hollow

Los Dullahans son seres que andan por el mundo sin cabeza. Normalmente la llevan en la silla del caballo, frente a ellos o en alto en la mano derecha. Siempre que se detiene el Dullahan, un mortal muere.

16. Las Merrows

Las sirenas irlandesas:  son unos peculiares seres mágicos que, según la tradición celta, viven en Irlanda. Son fundamentalmente del género femenino, habitan en el mar y se han hecho amantes de varios vecinos de localidades costeras, por lo que se les suele considerar como unas sirenas propias de Irlanda, aunque en realidad no son tan dóciles y amigables.

Dullahan
Dullahan