Gante

El Castillo de Gante (Gravensteen)
El Castillo de Gante (Gravensteen)

En tren desde Bruselas unos 35 minutos por 9 €. Aunque Brujas es la más conocida, Gante es más grande y la arteria principal que la cruza para mí es de las más impresionantes que he visto. La he visitado dos veces, y las dos me volví loca por ella.

Una auténtica joya Flamenca atravesada por dos ríos, Lys y Escalda, y puentes mágicos sobre ellos.

Todo va sorprendiéndote a cada paso que das hasta el punto que ya no sabes dónde mirar y cómo capturar en mil fotos la maravilla que estás viendo. 

La Catedral de Gante (Sint-Baafskathedral):  fue levantada sobre las ruinas de la antigua iglesia románica de San Juan Bautista, (solo queda su cripta), el resto de elementos que la componen pertenecen al Gótico. Se construyó entre los Siglos XIV y XVI, y debe su nombre a San Bavón, el patrón de Gante. El emperador Carlos V fue bautizado en ella y contribuyó económicamente a su construcción aunque no llegó a verla terminada.

Su gran torre central mide casi 90 metros de altura y el pórtico de La Adoración del Cordero Místico, es considerada una de las obras medievales más importantes de la Historia del Arte.

El Castillo de Gante (Gravensteen): Originalmente construido en 1180 de piedra caliza fue antigua residencia de los Condes de Flandes. También ha sido Palacio de justicia y una cárcel, siendo restaurado en 1885. Hoy en día, alberga un museo de tortura en el que se exhiben los instrumentos utilizados en su época, incluyendo una guillotina. Está en pleno centro de la ciudad rodeado por las aguas del río Lys. Por estas aguas los vikingos entraron varias veces desde el mar y devastaron cuanto encontraron a su paso.  En su interior se pueden ver las tres salas de la torre, la escalera monumental de piedra, las chimeneas y las letrinas, además de la subida a la torre. Una auténtica maravilla para la vista.

Stadhuis, El Ayuntamiento: Este gran edificio de gran importancia tanto artística como administrativa se compone de dos claras partes. Una fachada de estilo gótico flamígero de principios del Siglo XVI que contrasta con la otra fachada de estilo renacentista en la que se ven columnas dóricas y jónicas inspiradas en los palacios italianos.

La Torre de Belfort, un precioso campanario de 91 metros, sobresale en el cielo de la ciudad junto a la torre de la catedral y a la Iglesia de San Nicolás. Comenzó a construirse durante del Siglo XIV como símbolo de la autonomía de Gante, uno de los principales núcleos urbanos de la época. En el interior hay exposiciones con maquetas de la torre y varias campanas, como la famosa campana Roland, que se empleaba para avisar a los ciudadanos de la llegada de un enemigo o del comienzo de las fiestas de la ciudad (tradición que continúa vigente). Carlos V ordenó destruirla tras reconquistar la ciudad. Está coronada por la veleta de un dragón custodiando la ciudad.

Iglesia de San Nicolás (Sint-Niklaaskerk): es una de las más antiguas de Gante levantada en el Siglo XIII sobre un antiguo templo incendiado. Se levanta muy cerca del Korenmarkt, el mercado donde se negociaba. De piedra oscura, acabó prácticamente destruida tras la Revolución Francesa y las dos guerras mundiales y se restauró durante el Siglo XX. Su torre  sirvió como torre de vigilancia antes de convertirse en el campanario de Gante.

En el centro de todo esto está la Plaza del Korenmarkt, centro neurálgico de la ciudad junto a Graslei y el Korenlei, los muelles más famosos de la ciudad, una maravilla lo mires por donde lo mires.

La historia de Gante

''Durante la época romana una comunidad comenzó a crecer cerca de la confluencia de los dos ríos el Escalda y el Lys. En la Edad Media, se fundó la abadía de San Pedro y se creó un "Portus" para actividades comerciales (se cree que el nombre flamenco "Gent" deriva del celta "'Ganda", que significa "confluencia"). En los siglos XI y XII, Gante se convirtió en un importante centro de comercio gracias a la producción local de paño de lana inglesa importada. Fue en este momento cuando se construyó el impresionante Castillo de piedra de los Condes de Gante (o Gravensteen). 

En 1500 nació en Gante Carlos V, destinado a convertirse en uno de los grandes gobernantes de Europa. No fue muy querido por la ciudad y por ello en 1540 sus ciudadanos se negaron a pagar más impuestos de guerra. La historia de Gante fue a peor bajo el imperio de Felipe II de España (hijo de Carlos V). Como la mayoría de ciudades en los Países Bajos, Gante sufrió continuos problemas religiosos entre protestantes y católicos.

A finales del siglo XV, el comercio de tejidos había comenzado a decaer, aunque Gante mantuvo su prosperidad cambiando su economía al comercio marítimo a través de los ríos Leie y Escalda. En la última mitad del siglo, sin embargo, el cierre del Escalda trajo consigo una decadencia comercial. No fue hasta finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, cuando la ciudad se convirtió en una parte del imperio francés, que restauró la paz y la prosperidad en Gante. A partir del 1800, se construyeron nuevas fábricas, como refinerías de azúcar y fábricas de algodón. 

La ciudad siguió creciendo como un centro industrial a lo largo del siglo XIX y el número de habitantes se triplicó. Se instauraron las condiciones de trabajo y de vida miserables de la clase trabajadora que motivaron la creación en Gante del primer sindicato belga.

Hoy en día, Gante, capital de la provincia de Flandes Oriental, tiene una población de unos 250.000 habitantes.''

Sígueme en Facebook
Sígueme en Instagram!