Perpignan

Cuando estuvimos en Girona en verano de 2017 hicimos una escapada cruzando la frontera.

Situada en la región de Languedoc-Rosellón, a orillas del curso inferior del río Têt, entre los Pirineos y el Mediterráneo, Perpiñán (o Perpignan en francés, y Perpinyà en catalán), es una ciudad del sudeste de FranciaSu casco antiguo de rasgos medievales está lleno de arcos y callejas estrechas. De plazas, fachadas pintadas de colores y contraventanas de madera.

Capital del departamento de los Pirineos Orientales después de la Revolución Francesa, es hoy una bonita ciudad a la que Salvador Dalí llamo 'El centro del mundo'.

Fundada en el siglo X, se convirtió en la capital del Condado de Rosellón. Es considerada la capital de la llamada Cataluña Norte, donde se hablan tanto el francés como el catalán. Durante la rebelión de Cataluña de 1640 fue ocupada por tropas francesas apoyadas por los sublevados catalanes. Tras la rendición de Barcelona ante el rey Felipe IV, la Generalidad de Cataluña se trasladó allí. La firma de la Paz de los Pirineos (1659) entre los reyes de Francia y España certificó la cesión de Perpignan, junto con el resto de territorios catalanes que formarían la provincia del Rosellón, a la corona francesa. En 1660 la Generalidad fue suprimida por la monarquía francesa. Durante la Guerra Civil Española (1936-1939), Perpignan, junto con otras ciudades del Mediodía francés, acogió a numerosos exiliados republicanos españoles, principalmente catalanes.

El centro histórico es la Ciudadela o Citadelle, donde se encuentran los principales monumentos, iglesias y museos. La Catedral gótica de San Juan Bautista, (1324-1509) se levantó sobre el lugar de una iglesia anterior del siglo XI, tiene un estilo meridional.

Llama la atención el bonito paseo que hay junto al Río Têt lleno de flores.

Destaca el Edificio de la Lonja y el Castillo de los Reyes de Mallorca, construido en el siglo XIII, fue en su día la corte de los reyes de Aragón y está en lo alto de la colina Puig del Rei. Ha sido testigo del pasado de Perpiñan como capital del reino de Mallorca. Destacan en su fachada las ventanas geminadas y en el interior, el patio de honor, la capilla a dos alturas de mármol rojo y blanco y la Gran sala de Mallorca. 

Sígueme en Facebook
Sígueme en Instagram!