Toulouse

Salimos de Madrid con Iberia (Air Nostrum) hora y media tarde debido a que nos falta el copiloto. Llega tarde de otro vuelo procedente de Valencia y no podemos salir sin él. Cuando por fin llega y conseguimos que nos den pista despegamos rumbo a la ciudad Francesa. En menos de una hora aterrizamos, pero debido al retraso son más de las 12:30 de la noche y el servicio de transporte al centro ya no está operativo. No queda otra que coger un taxi que compartimos con dos chicas de nuestro vuelo lo que reduce bastante el precio. Así, de unos 30 euros pagamos la mitad.

Nuestro hotel 'Le Clocher de Rodez' está muy bien ubicado en pleno centro (metro, cafeterías, restaurantes, supermercados), en la Place Jeanne d'Arc.

Toulouse, es llamada la Ciudad Rosa de Francia debido al tono del ladrillo utilizado para las construcciones que da a toda la ciudad un color rosado muy peculiar. También llama la atención los balcones, la mayoría de hierro forjado muy adornado.

Amanecemos al día siguiente con un sol radiante y paramos a desayunar en una cafetería junto al hotel. Aquí es donde descubriré que el chocolate caliente en esta ciudad está muy bueno ya que en cada lugar que lo tomo es así, oscuro y con mucho sabor a chocolate, no como en otros sitios que es agua marrón.

Nuestra primera visita es la única que está más retirada del centro por lo que cogemos el metro en la parada cercana al Hotel Jean Jaures y bajamos en la segunda Jolimont. Allí mismo se coge el bus 37 que te deja en La Ciudad del Espacio (Cité de L'Espace) y cuya entrada ya habíamos comprado previamente por internet por 21 € cada uno.

Como indica su nombre, La Ciudad del Espacio es un parque temático dedicado al Espacio donde lo primero que ves es un modelo a escala real del cohete Ariane 5 de 55 metros de altura. Durante el recorrido también verás La Estación Espacial Mir, varias salas-museo con actividades interactivas de cómo funciona todo donde podrás hacer una simulación de pilotaje o experimentar como se sienten los astronautas en algunas situaciones. También hay un Planetario IMAX.

Destaca también una semiesfera terrestre de 25 metros de diámetro que presenta la historia del espacio desde el Big Bang hasta el Sistema Solar, llamada 'Terradome'.

La Ciudad del Espacio (Cité de L'Espace)
La Ciudad del Espacio (Cité de L'Espace)

Esta visita nos llevó toda la mañana, así que de vuelta paramos directamente a comer cerca del hotel en un restaurante italiano. Nos encontramos ubicados en la principal zona comercial de la ciudad entre las calles Rue Matabiau y Rue de Bayar con supermercados, tiendas, restaurantes y transporte público, además de la estación de autobuses.

Ya por la tarde comenzamos a recorrer la ciudad entrando por las calles peatonales y comerciales del casco de Toulouse, Rue Charles de Remusat y Rue D'Alsace Lorraine. Justo donde se bifurcan destaca un tiovivo iluminado y una gran tienda de Primark que menciono porque el edificio en el que está es bastante bonito y por la noche llama la atención iluminado.

Siguiendo por aquí llegas al epicentro de la ciudad, La Place Du Capitole. No es que sea espectacular, pero si es muy amplia y destaca el bonito y gran edificio del Capitolio, sede del Ayuntamiento. Es un lugar muy concurrido y animado sobre todo porque aprovechando que aún hace buen tiempo, hay muchas terrazas llenas.

Place Du Capitole
Place Du Capitole

Continuando por la Rue Gambetta se llega al Convento de los Jacobinos que de momento sólo veremos por fuera ya que sobre las 18.00 horas ya cierran todas las visitas. La fachada no dice gran cosa puesto que es todo ladrillo, pero más adelante veremos lo bueno, que está dentro. 

Convento de los Jacobinos
Convento de los Jacobinos

Bajando un poco más llegas al Río Garona, en su tramo entre el Pont Neuf y el Pont St. Pierre.

El Río Garona (Garonne), es el más importante de suroeste de Francia naciendo en España, en el Pico de Maladeta en Los Pirineos.

El Puente Nuevo (Pont Neuf), contrario a su nombre, es el más antiguo de la ciudad y une el casco histórico con el barrio de Cours Dillon. Tiene su estructura construida con el ladrillo y sus pilares en forma de pico y junto a La Capitole son símbolo de la ciudad.

Pont Neuf
Pont Neuf

Esta zona es un lugar de encuentro con parques y un paseo junto al río donde la gente pasea y se sienta a disfrutar del atardecer y las vistas.

De frente se ve el Museo de Historia de Medicina, el Hospital Universitario y la Cúpula del la Capilla St. Joseph de la Grave. Cruzamos el Pont Neuf y volvemos pasando junto a esta Capilla por el siguiente puente, el St. Pierre que desemboca en la Plaza del mismo nombre también muy animada y con unas bonitas vistas.

Río Garona
Río Garona

Si continúas desde esta plaza todo recto llegas hasta la bonita Basílica de Saint Sernín, también conocida como San Saturnino de Tolosa. Este edificio románico está inscrito entre las joyas del Patrimonio Mundial de la UNESCO y está situado en los Caminos Compostelanos. Se construyó en ladrillo y piedra en el Siglo XI en honor a Saint Saturnin, primer obispo de Toulouse. Su campanario octogonal es característico de la arquitectura tolosana.

Basílica de Saint Sernín
Basílica de Saint Sernín

Por Allees Du President Franklin Roosevelt desembocas en una gran plaza llena de gente, bares y restaurantes con terrazas, centros comerciales y cerca un curioso edificio en forma de torre, como un pequeño castillito con un reloj en lo alto, que resulta ser la oficina de turismo. 

Después de pasar el día siguiente en Carcassonne, el domingo volamos de vuelta a Madrid por la noche así que tenemos todo el día para aprovechar. Una vez dejamos la maleta en la recepción nos dirigimos a entrar en los sitios que no se pueden dejar de ver por dentro y que el primer día no pudimos por ser ya tarde.

La primera parada es el Convento de Los Jacobinos que ya habíamos visto por fuera. Cuando entras descubres por qué es una visita obligada. Fundado por los frailes dominicos en los Siglos XIII y XIV  al entrar sorprende su gran altura (28 metros de la bóveda al suelo) culminada un una gran bóveda conocida como 'la palmera' de 11 brazos, con una columna central que soporta todo el peso. Ademas del Claustro donde anualmente se celebra un Festival de Piano, esta iglesia de doble nave tiene unas impresionantes vidrieras con reliquias de Santo Tomás de Aquino. La luz del sol que se proyecta a través de las vidrieras y se refleja en el interior rebotando en el mármol y la piedra dando un efecto de colores impresionante nos dejó encantados.

Convento de Los Jacobinos
Convento de Los Jacobinos

En torno al Claustro se encuentran la Sala Capitular, la Sacristía, La Capilla de San Antonin y el gran Refectorio.

Continuando la visita entras en El Claustro del Convento (en teoría cobran 4 Euros, pero ese día era gratis, en francés no entendimos muy bien por qué, pero estupendo!). Los restos del teólogo y filósofo Santo Tomás de Aquino se depositaron en este recinto, pero posteriormente se trasladaron a San Sernín. Muy bonito pasear por los pasillos de columnas y ver el jardín central.

Convento de Los Jacobinos
Convento de Los Jacobinos

La siguiente visita fundamental es el Convento Museo de Los Agustinos (Bellas Artes), uno de los más antiguos de Francia y compuesto por un Claustro, Iglesia y Salas Capitulares. Ubicado en el antiguo convento de los Agustinos desde la Revolución Francesa guarda en su interior esculturas y capiteles románicos. Llaman la atención las gárgolas del Claustro y La Salle des Chapiteaux, una fusión entre columnas y lámparas haciendo un efecto de luces, color y formas muy peculiar y precioso.

La pena es que la zona superior con pinturas estaba cerrada y no pudimos verla. Aquí pagamos entrada de 4 euros y tienes que dejar la mochila en la entrada.

La Salle des Chapiteaux
La Salle des Chapiteaux

Seguimos hacia la Plaza Saint Georges que un domingo y con tiempo de primavera estaba a rebosar de terrazas hasta los topes de gente comiendo. Además había instalado un mercadillo artesanal de chocolate. No hay quien consiga sitio pero muy cerca encontramos un buffet vegetariano donde comimos muy bien como despedida de la ciudad.

De vuelta al hotel, tenemos justo al lado la parada del bus que lleva al aeropuerto en unos 20 minutos por 8 euros/persona. Esta vez operamos con Iberia y no hay que esperar a nadie, salimos puntuales hacia casa.

Historia de la ciudad

''Toulouse, fue un pequeño pueblo habitado en el siglo VIII. La gente se asentaba allí por su proximidad con el río Garonne y su inclinación hacia el Océano Atlántico. Las tierras de Toulouse se utilizaban para la agricultura en ese entonces. La ciudad debe su nombre al lenguaje aquitano. Si bien su significado es desconocido el nombre no se ha modificado durante siglos.

Excavaciones arqueológicas datan que sus principales pobladores fueron Los Aquitanos. Más tarde los Ibéricos, hicieron de Toulouse su hogar, y después del siglo III las tribus celtas galicas que provenían de Bélgica también se asentaron.

Toulouse fue durante muchos siglos una de las ciudades más ricas del mundo debido a las minas de oro y plata cercanas.

La primera invasión a la ciudad fue en el año 125 a.C. por los romanos. Sitiaron la colonia de Narbona Martius o Narbonne, y levantaron una fortaleza al norte de la ciudad, pero no interfirieron con la vida de los Aquitanos. La tribu Cimbri desafío a los romanos y tomaron control de la región. Pero con el tiempo los romanos se hicieron con el control de la ciudad.

Toulouse siempre tuvo importancia estratégica para el Imperio Romano. Era famosa por sus acueductos, teatros y termas. Se ganó el reconocimiento como la cuarta ciudad más grande del Imperio Romano, después de Roma, Arles y Treves. Esta fue también la época en la que el cristianismo se asentó en Toulouse. La difusión del cristianismo bajo la fuerte influencia del primer obispo de Toulouse, Saint Sernin, coexistió junto con las cláusulas del Edicto de Milán, un código que establece la libertad religiosa.

Cuando el rey visigodo Ataúlfo capturó la ciudad puso fin a la dominación romana y se mantuvo estable y próspera. Ha sido testigo de la regla de los francos, merovingios, los árabes, Carlomagno e incluso la soberanía Frédelon. Seguía siendo una parte integral de la administración de la iglesia temprana y las cruzadas, así como la Revolución Francesa. Hoy en día, la ciudad es un centro de la industria aeroespacial europea y el hogar de una de las universidades más antiguas de Europa.''

Carcassonne

Salimos temprano hacia la Estación principal de tren Toulouse-Matabiau, ubicada en un bonito edificio a unos 10 minutos andando de nuestro hotel. A pesar de no ser verano es un destino muy turístico y ya se sabe como se ponen estos sitios de gente. Nos lo encontramos bastante lleno, pero merece la pena la visita y hay que aprovechar lo cerca que está.

Hay trenes algo más caros que hacen el trayecto en unos 40 minutos sin paradas y otros algo más baratos (unos 16€/persona) que lo hacen en 1 h y algo y con paradas.

El tren te deja en la pequeña ciudad 'La Bastida de San Luis' que se recorre fácilmente atravesando la calle principal, encontrándote en una pequeña villa empedrada muy acogedora, con comercios de todo tipo, cafés, terrazas... también es día de mercado en la plaza y todo está lleno de puestos de comida, fruta, flores... Destaca la Iglesia de Saint Vicent.

Atravesando todo el pueblo hay que salir hasta un camino donde comienza la subida a 'La Cité'. Al llegar al Puente Viejo sobre el Río Aude puedes ver además de patos, nutrias nadando y una amplia zona verde. Y desde el puente de piedra con sus farolas de hierro forjado en lo alto ya se divisa una panorámica fantástica de la ciudad amurallada. Una parte está pintada con líneas amarillas formando un dibujo y a medida que te vas acercando te das cuenta de las dimensiones y de lo bien conservada que está esta gran Ciudadela Medieval del Sur de Francia. La imponente fortaleza nos deja un legado de la Edad Media que ha sido por supuesto, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La historia dice que en el Siglo I a.C. el lugar donde se ubica Carcasona fue ocupado por los romanos, y fue en el Siglo IV cuando se convirtió en un castillo.

La Cité / Puente Viejo sobre el Río Aude
La Cité / Puente Viejo sobre el Río Aude

Dentro del recinto amurallado de la Ciudadela, no se puede entrar con vehículo, y se accede por la puerta principal 'Narbona' del Siglo XIII con un puente levadizo. Desde allí puedes pasear bordeando la muralla y entrar a la ciudadela. Dentro está el Castillo Condal con sus torres redondas, la barbacana, un foso y un castillete de entrada.

Puerta Narbona
Puerta Narbona

La Basílica de Saint-Nazaire es una mezcla de estilos románico y gótico con unas impresionantes y preciosas vidrieras.

Pasear por el laberinto de calles empedradas con más de 2.500 años de historia, a pesar de haberse vuelto demasiado turístico, te transporta a otra época, rodeado de sus 48 torres y de naturaleza.

Basílica de Saint-Nazaire
Basílica de Saint-Nazaire

Aunque está nublado no hace frío, así que aprovechamos para sentarnos a comer en una terraza, y también hacemos una parada en un cementerio que hay justo a la entrada de la Ciudadela. Llama mucho la atención por las grandes lápidas, cruces y algo curioso que no había visto antes es la cantidad de adornos que hay. Todas las tumbas tienen encima de la lápida decenas de cuadros, marcos, flores de porcelana, con grabaciones en recuerdo del difunto. Hay tal cantidad que casi no se ve la lápida que hay debajo. También impresionan las vistas que hay de la muralla vista entre las cruces de las lápidas.

Historia de Carcassonne

Sus orígenes se remontan al período romano, cuando se decidió fortificar el oppidum (fortaleza) que ocupaba el promontorio donde hoy se asienta Carcassonne. Fueron los romanos quienes le dieron el nombre de Iulia Carcasso y la protegieron con nuevas murallas que aún podemos ver.

Tras los romanos llegaron los visigodos, que ocuparon la ciudad. Después, bajo el reinado de Pipino el Breve, los francos volvieron a fortificarla para repeler a los árabes. A partir de ahí la ciudad pasó a manos de sucesivos miembros de la nobleza goda.

Ya en plena Edad Media, Carcassonne se consolidó como uno de los principales feudos cátaros y fue víctima de la cruzada contra ellos.

El catarismo fue un movimiento religioso, considerado herético por la Iglesia, que se difundió por Europa Occidental desde el siglo X: las principales características de su doctrina era el rechazo a todo lo material y la afirmación de una dualidad creadora (Dios-Satanás). Durante la cruzada cátara la Iglesia, con el apoyo de los reyes de Francia, los persiguió hasta debilitarlos, y los obligó a vivir en la clandestinidad y condenados a la extinción dos siglos después.

Con el paso de los siglos, Carcassonne fue perdiendo importancia estratégica para Francia, y a la altura del siglo XIX la ciudad quedó completamente abandonada. Sus murallas habían servido de canteras para la construcción de otras edificaciones en los alrededores, y su estado era prácticamente ruinoso.

Fue entonces cuando el historiador Jean-Pierre Cros-Mayrevieille y el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc, decidieron denunciar el terrible estado en que se encontraba Carcassonne y emprendieron su particular cruzada para recuperarla.

Por aquel entonces, el auge del Romanticismo francés, de la mano, sobre todo, de Víctor Hugo, había conseguido que renaciera en la sociedad un gusto especial por todo lo medieval. Esta corriente, sumada a un fuerte sentimiento nacionalista, era el caldo de cultivo perfecto para que la Sociedad Francesa de Arqueología consintiera a la recuperación del conjunto histórico de Carcassonne.

Violet le Duc añadió al proceso de restauración de Carcassonne algunos elementos nuevos que consideró que encajaban con la estructura originaria del edificio, lo que permitió que hoy podamos admirar la maravillosa ciudad medieval de Carcassonne tal como es.

Fuente: sobrehistoria.


Plan de Viaje:

- 11/10/2018: Madrid-Toulouse

- 12/10/2018: Toulouse

- 13/10/2018: Tren Toulouse-Carcassonne-Toulouse

- 14/1072018: Toulouse-Madrid

Terminamos con un resumen de viaje muy bueno. Toulouse, una bonita ciudad con cosas muy interesantes que ver y perfecta para la escapada a la preciosa Carcassonne. Al estar muy cerca de Madrid en avión, es un destino perfecto para un puente de 3 días. 

Datos Prácticos

- Para el transporte hay viajes sueltos o la tarjeta de 10 por 13,40€, además tienes 90 minutos para hacer transbordos sin pagar otro billete por lo que el bus no lo pagamos.

- Hay un bus turístico gratis de lunes a sábado que recorre la ciudad.

- La moneda es el Euro.

- Los horarios no son como en España. A las 7-7:30 de la tarde casi todo está ya cerrado.

Sígueme en Facebook
Sígueme en Instagram!