Londres

Londres, ciudad imprescindible en la lista de viaje. Te quedarás enganchado a ella. Bañada por el Támesis, Vigilada por el London Eye. Custodiada por el Big Ben y sus Palacios.

29 de Julio de 2014 comenzamos viaje, emocionados y expectantes. Sin duda la mejor opción para visitar una ciudad que tiene tanto que ver fue comprar la tarjeta London Pass.

Hablamos de una ciudad cara y con muchísimo turismo, lo que implica hacer largas colas para entrar a todo y las entradas no son precisamente baratas. Y no hablemos del transporte... carísimo.

Esta tarjeta la sacamos por internet antes de viajar. Puedes elegir de cuántos días la quieres según el tiempo que vayas a estar. La nuestra fue de tres días y con ella te ahorras hacer largas colas para entrar, incluye la entrada a casi todo además del transporte (metro y los famosos buses rojos de dos pisos). Si haces cuentas te aseguro que saldrá menos caro que pagando allí cada cosa por separado.

https://www.londonpass.es

Nos alojamos en el Hotel Huttons, muy cerca de la Estación Central de Victoria y con el bus que te lleva hasta Camden en la misma puerta. Un hotel sin lujos pero acogedor y más que suficiente para dormir. (53-57 Belgrave Rd, Pimlico, London SW1V 2BB, Reino Unido) En esta misma calle hay muchos hoteles del mismo estilo.

Lo primero fue ir a recoger nuestra London Pass muy cerca de Leicester Square. Allí te entregan la tarjeta, una guía y te explican todo.

A partir de aquí hay que organizarse bien y prepararse para andar porque hay mucho que ver. Tuvimos la gran suerte de disfrutar de un Sol estupendo todo el viaje y sin ese calor agobiante que en otras zonas te destroza.

El famoso Palacio de Westminster con su Big Ben, símbolo de la ciudad en lo alto que nos encontramos nada más salir del metro, imponente y grandioso. En realidad es una enorme campana de 14 toneladas que se encuentra dentro de la torre. El reloj con 7 metros de diámetro en cada una de sus caras, es uno de los relojes más fiables que existe.

Abadía de Westminster

El templo más famoso y antiguo de Londres. De estilo Románico alberga en su interior una impresionante colección de estatuas, tumbas y mausoleos. Impresionante, en una palabra.

Lady Chapel: Una de las capillas más impresionantes de la abadía.

El rincón de los poetas: Alberga las tumbas y mausoleos de grandes genios de la literatura como Charles Dickens, William Shakespeare, Geoffrey Chaucer, Samuel Johnson y Rudyard Kipling.

Trono de San Eduardo: El trono de coronación medieval, del siglo XI, es el mismo en el que se sientan los soberanos para ser coronados por el Arzobispo de Canterbury.

Claustros: Los preciosos claustros construidos entre los siglos XIII y XIV unen la iglesia de la abadía con el resto de las dependencias.

Sala Capitular: De estructura octogonal, aún conserva los suelos de mosaico del siglo XIII.

Collage Garden: Con más de 900 años de antigüedad, es el parque más antiguo de Inglaterra.

Torre de Londres

Esta enorme fortificación ha sido residencia real, arsenal, fortaleza y prisión. Durante más de 900 años fue Símbolo del Terror ya que en ella se encerraba a todos los que ofendían al monarca y eran torturados hasta su ejecución.

Ana Bolena es uno de los personajes más destacados que pasó por allí... y su fantasma, dicen, continúa vagando por sus pasillos.

Se pueden ver las Joyas de la Corona, La Torre Blanca, Los Cuervos cuya leyenda cuenta que si desaparecen se desplomaría la torre y con ella el reino. El Palacio Medieval, La Capilla Realbde San Pedro y Vincula...

Palacio de Buckingham: Residencia oficial de la familia Real Britanica. Si te interesa puedes ver el cambio de guardia y aguantar las aglomeraciones de gente que esperan. Curioso pero no precisamente interesante.

Catedral de San Pablo: La segunda más grande del mundo con 110 metros. Su cúpula está compuesta por tres galerías circulares y a distintos niveles están las Galerías de los susurros, de piedra, dorada, además de la cripta. 

Tower Bridge

Uno de los símbolos de la ciudad, este puente levadizo de estilo Victoriano, cruza el Río Támesis. Me encanta este puente!. Con más de 120 años de antigüedad es uno de los iconos de la ciudad. Tardaron 8 años en construirlo.

Se puede visitar la sala de máquinas, los salones privados y buenas fotos de Londres desde las pasarelas resguardadas con vidrios especiales. Dentro también puedes ver una exposición sobre cómo funciona el sistema de elevación.

London Eye

Inaugurado en el 2000 es una enorme noria de 135 metros. Conocida como Millennium Wheel (Rueda del Milenio), tardaron siete años en construir esta obra de ingeniería. La impresionante estructura tiene 32 cabinas de cristal, cada una de 10 toneladas de peso y capacidad para 25 personas. (Esta es de las pocas entradas que no incluye el London Pass).
 

Picadilly Circus

Plaza y punto de encuentro para los londinenses por su privilegada situación. Rodeada de carteles luminosos, tiendas, cines, teatros... la fuente de Eros destaca en el centro. 

La famosa tienda de M&M's merece una visita.

Trafalgar Square

Creada para conmemorar la victoria de la armada británica frente a la española y francesa en la batalla de Trafalgar. En ella tenemos la Columna de Nelson de 50 metros, La National Gallery y varias estatuas.

Hyde Park 

El parque más grande del centro de Londres con más de 140 hectáreas. Tiene zonas donde puedes alquilar tumbonas o también una barca y remar en el lago central llamado Serpentine. Durante el verano se celebran muchos conciertos y en la esquina noreste se encuentra Speakers' Corner, un curioso lugar en el que los domingos por la mañana se reúnen grupos de personas para hacer discursos sobre diferentes temas, tanto religiosos como políticos. 

Camden Town

Es uno de los mercadillos más famosos del mundo. Único no solo por sus cientos de tiendas, puestos de ropa, comida... también por sus originales fachadas con un montón de figuras en relieve. Es un sitio único. 

Una vez dentro llegarás hasta Camden Lock, por donde pasa Regent´s Canal. El Stables Market, un mercadillo localizado en unas antiguas caballerizas, todo conectado por pasillos. En el Stables Market de Camden está la estatua de Amy Winehouse. Muchos puestos de comida para llevar que podrás comer en uno de los bancos del mercado. Como mínimo te perderás medio día en este gran mercado.


Además de este podrás ver muchos más mercadillos interesantes repartidos por la ciudad como Jubilee Market, Apple Market... Irás descubriendo museos, tiendas frikis y sitios curiosos como la Casa Museo Sherlock y la famosa puerta de su casa en Baker Street. La Tienda de Los Beatles, y por supuesto las famosas Cabinas Rojas y los Rojos Autobuses de dos pisos.

Las famosas señales en las calles para recordarte dónde tienes que mirar antes de cruzar (eso de que circulen al revés te puede dar un susto), igual que los avisos en los andenes del metro.

Un conjunto de cosas y sensaciones que hacen de Londres una ciudad única, para volver y seguir disfrutando y descubriendo sin parar.