Lisboa

La HISTORIA de Lisboa nos cuenta que es una de las ciudades más Antiguas de Portugal. Se dice que fue fundada por Ulises y se llamó Olissipo. Debido a su situación, junto a la desembocadura del río Tajo, el más largo de la península, era considerada como punto estratégico por la que pasaron cientos de exploradores, como Vasco de Gama, que zarpaban en sus naves a explorar mundo.

Los romanos también pasaron por sus tierras y en el 205 a.C. la llamaron Felicitas Julia, cuando era la ciudad más próspera de la Península Ibérica. Tras la caída del imperio fue invadida por Alanos y Suevos hasta que en el año 711, los musulmanes se instalaron durante 450 años. Pasado ese tiempo los musulmanes salieron con la llegada del prime rey de Portugal, Alfonso I, llamado 'El Conquistador, El Fundador o el Grande'

Más tarde llegaría la llamada 'Era de los Descubridores', marinos en busca de lugares recónditos que ofrecer a la corona. El más importante fue Vasco de Gama, que viajó hacia las Indias bordeando África. 

Si hablamos de grandes catástrofes, hay que nombrar dos terremotos: En 1531 de magnitud 8 que destruyó parcialmente Lisboa. En 1755 de gran magnitud, llamado ' El Gran Terremoto' que fue seguido por un tsunami y un incendio que asoló la ciudad acabando con la vida de entre 60 y 100.000 personas. Su epicentro fue a unos 300 km de Lisboa.

José I, el Marqués de Pombal fue la persona que reconstruyó muchos de los edificios destruidos y diseñó una estructura nueva para la ciudad. Sería en forma de cuadrícula, situando el centro en La Baixa. Por ello hay muchos memoriales en su honor por la ciudad.


Aunque tiene muchas más, Lisboa es conocida como la Ciudad de las Siete Colinas. Si la conoces seguramente habrás acabado con agujetas de subir y bajar empinadas cuestas y escaleras. En nuestro primer vuelo desde el comienzo de la pandemia (noviembre 2021) y que fue el primero que tuvimos que cancelar en abril 2020, por fin conocimos la ciudad y SÍ, acabamos con dolor de piernas, culo y quizá alguna vértebra descolocada en los trayectos en tranvía! Las calles adoquinadas y muy irregulares tampoco ayudan la verdad, pero es cierto, que todo eso es precisamente parte del encanto de esta ciudad y lo que la hace única. Tuvimos la sensación de viajar en el tiempo 30 años atrás.

Volamos un 8 de noviembre de 2021 hasta el día 12, con una mezcla de emociones entre la alegría y el 'respeto' ante la situación que aún continúa y por suerte fue todo muy bien. Recuperar esa emoción de hacer la maleta, de abrocharte el cinturón mientras ves la tierra alejarse y aterrizar en un destino que nunca antes habías pisado, es de lo mejor en la vida de un viajero.

*Ahora, escribiendo esto, sé que si hubiéramos tardado un poco más, tampoco habríamos hecho este viaje, puesto que 'Omicron' vuelve arrasarnos.

Es momento de añadir al Blog viajero uno más.

Lo primero es atrasar los relojes 1 hora con respecto a España y preparar la cámara antes de aterrizar porque se ve toda la ciudad desde el aire. Para moverte por Lisboa en transporte puedes sacar la Tarjeta llamada 7 Colinas o Viva Viatge por 0,50 cms e ir recargándola o sacar la de 1 día por algo más de 6 euros. La venden en el metro o en kioscos y algunas tiendas. Otra opción, si además quieres visitar museos y varias de las principales atracciones de la ciudad es la Lisboa Card (la hay de 1, 2 y 3 días) *La entrada al Castillo no está incluida. Con ella tienes el transporte ilimitado tanto en metro, bus y tranvía, además del ascensor de Santa Justa incluidos y se recoge en el mismo aeropuerto (puesto de información) o en diferentes puntos de la ciudad.

Puente Vasco de Gama despegando de Lisboa
Puente Vasco de Gama despegando de Lisboa

Una buena forma de planificar la visita a la ciudad es localizar las principales visitas por barrios que son:

La Baixa, Chiado, Alfama y Belém.

La Baixa

La Baixa, el más céntrico, reconstruido por el antes mencionado Marqués de Pombal tras el gran terremoto del S. XVIII. Es la zona más comercial y no hay que perderse todo esto.

- La Avenida de la Liberdade conecta La Baixa con la zona más moderna. Comenzando en la Plaza de Restauradores con tiendas y hoteles de lujo. Tiene un obelisco en el centro haciendo referencia a la independencia lograda por los restauradores en 1640 después de estar 60 años bajo la dominación española. A sus pies, la figura de La Victoria y la de La Libertad. En esta plaza se ubica el antiguo Teatro Edén, hoy hotel, El Palacio de Foz, El Hard Rock y cerca el Elevador da Gloria que sube al Mirador de San Pero Alcántara en el barrio Alto.

- Otra de las más conocidas de La Baixa es la Plaza de Rossio, el lugar donde se reunían para fiestas populares, desfiles y hasta juicios, de ahí su nombre 'rossio' que significa 'espacio común'. Aquí se encuentra el Teatro Nacional Doña María II con su gran pórtico de columnas.

- La Plaza del Comercio (Praça do Comércio), símbolo de la ciudad, a orillas del Tajo aparece al pasar bajo el imponente Arco Triunfal en la Via Augusta, siempre animada y muy comercial. Sorprendidos por el tamaño del arco, se ven varias esculturas como el siempre presente Vasco de Gama o el Marqués de Pombal. La inscripción en lo alto dice VIRVTIBVS MAIORVM VT SIT OMNIBVS DOCVMENTO ''Que las virtudes de los más grandes sean una enseñanza para todos'' .En lo alto hay un mirador.

Praça do Comércio
Praça do Comércio

Hasta el terremoto de 1755 en el lugar de esta plaza estuvo el Palacio Real y el Marqués de Pombal decidió reconstruirla en forma de 'U' con 3 grandes edificios porticados a su alrededor que hoy ocupan restaurantes, terrazas, la oficina de turismo principal y más oficinas del gobierno. Esta enorme plaza tiene en el centro la estatua ecuestre de José I, monarca portugués que se encontraba en el trono en el momento del terremoto y simboliza el fin de su reconstrucción.

La primera visita fue de noche todo iluminado y después volvimos de día porque vale la pena de ambas formas. Con el tiempo radiante que hacía, uno de los ratos más agradables del viaje fue pasear hasta la orilla del río y sentarnos mientras comíamos una tarta gigantesca, y cuando digo gigantesca no exagero (prueba de ello en la fotogalería), muy cerca caímos en la tentación de entrar en un lugar donde venden tartas al metro!! tú dices la medida y ellos cortan. 10 cm de tarta de 3 pisos que nos llevamos y nos supo a gloria. Además, en la orilla aún se conserva la escalinata que utilizaban los antiguos monarcas para desembarcar en su llegada a la ciudad. Esta plaza es donde se celebra la llegada del año nuevo.

- Elevador de Santa Justa - Rua do Ouro - Sin duda el más conocido e inconfundible, conecta la Baixa con el barrio del Chiado con sus 45 metros de altura. Siguiendo el diseño inspirado en la torre Eiffel, su estructura es de hierro y estilo neogótico. Unos ascensores de madera te elevan hasta el mirador con vistas de toda la Baixa, Plaza de Rossio, Plaza del Comercio y Castillo de San Jorge. También hay una cafetería y al salir por una pasarela accedes a la Praça do Carmo y las ruinas del Convento do Carmo. Incluido en la Liboa Card, o 5 €

Elevador de Santa Justa
Elevador de Santa Justa

CHIADO

Chiado es el barrio más bohemio ubicado entre la Baixa y el Barrio Alto. El favorito entre poetas y escritores para sus tertulias. Costó una década recuperarlo después de quedar arrasado por un incendio en 1988. Su encanto reside en que perduran pequeños comercios y librerías antiguas como la Livraria Bertrand, considerada la más antigua del mundo, fundada en 1732. El Elevador de Santa Justa es una buena opción para acceder a la zona.

Chiado linda con el Barrio Alto, una de las zonas de Lisboa más animadas, llenas de bares y restaurantes. Durante el siglo XVIIII y XX en la Rua Garrett se concentraba el epicentro intelectual de la ciudad. Aunqeue la dictadura persiguió este movimiento durante mucho tiempo. En agosto de 1988 Lisboa sufrió un incendio que redujo a cenizas las dos únicas tiendas por departamento de la ciudad.

- En el Convento do Carmo hay que hacer parada obligatorio - Largo do Carmo - El terremoto de 1755 se encargó de tirar abajo el que hasta entonces era el templo gótico más importante. Nada más entrar es impresionante ver el esqueleto de lo que era la iglesia y merece mucho la pena entrar en el Museo Arqueológico que, aunque pequeño, es muy interesante y guarda piezas como el Sarcófago de las Musas, La Tumba del Rey Fernando I del S.XIV o la Tumba de Nuno Alvares de Pereira, fundador del convento primitivo.

Pero hay otra cosa especial que habita en el convento...un michi gordito que te encuentras tumbado al sol, retozando tan feliz de que todo el que pasa por allí le mire y saque mil fotos.

Convento do Carmo
Convento do Carmo

ALFAMA

Alfama, a los pies del Castillo de San Jorge, es el barrio más antiguo, ya estaba habitado desde época visigoda y se aún quedan restos de ruinas del Teatro Romano del S.I a.C. en la rúa da Saudade y la Catedral. La mayoría de iglesias cristianas de esta zona fueron destruidas por un terremoto.

Imprescindible: 

- El famoso Tranvía 28 te sube en un momento hasta el Castelo de Sâo Jorge o si estás en La Baixa, el Elevador del Castillo (gratuito) en la Rua dos Fanqueiros es la mejor manera de llegar.

Tranvía 28
Tranvía 28

- Castillo de San Jorge (Castelo de São Jorge) - Rua de Santa Cruz do Castelo- En el corazón del barrio de Alfama, sólo hay que levantar la vista para ver en lo alto de la colina el castillo con más de 8 siglos de historia.

Entrar te costará 10€ por persona, y el horario es de 9:00 a 18:00 nov-feb y 09:00 a 21:00 maz-oct. En el pasado también fue víctima del terremoto de 1755 que lo destruyó y se llamaba Castelo dos Mouros cuando era una fortificación musulmana, hasta que el primer rey de Portugal, Alfonso Henriquez lo reconquistó. Aquí tuvieron lugar acontecimientos como la ienvenida a Vasco de Gama a su regreso de la India.

Entrando por el Arco de San Jorge encuentras un recinto enorme con 11 torres rodeando el patio de armas, los calabozos y varios tramos de empinadas escaleras y pasarelas que lo conectan todo. Desde la llamada Torre de Ulises hay una panorámica 360o de toda la ciudad, aunque desde cualquier punto las vistas son buenas. Igualmente todo está rodeado por restos, jardines, pavos reales, esculturas y un paseo que rodea la fortaleza entre cañones para cansarte de hacer fotos panorámicas. *La foto de la cabecera está hecha desde el castillo.

Castelo de São Jorge
Castelo de São Jorge

- De camino al Castillo hay que parar en uno de los miradores más famosos, el Mirador de Santa Lucía (Miradouro Sta. Luzia) - Rua do Limoeiro, Tranvía 28 - Muy bonito por el pequeño paseo decorado con los típicos azulejos en los bancos de piedra, la cubierta y las flores. Desde aquí se divisan las Iglesias de San Miguel y San Esteban, La cúpula del Pänteón Nacional y los tejados de las casas blancas típicas de Alfama con el río al fondo que recibe cruceros gigantescos. Justo al lado está la Iglesia de Santa Lucía también reconstruida tras el terremoto de 1755. Tiene una pared de azulejos representando la Plaza del Comercio antes del terremoto y la reconquista del Castillo de San Jorge por los cristianos. Todo esto acompañado por los músicos que suele haber tocando en los miradores, lo hacen un lugar con mucho encanto.

Miradouro Sta. Luzia
Miradouro Sta. Luzia

- Otro de los Miradores es el de Gracia (Miradouro de Graça) - Largo Da Graça - (Tranvía 28) siempre con mucho ambiente, sitio para sentarse y admirar las vistas o tomar algo en la terraza, sobre todo después de la cuesta que hay que subir para llegar si vas andando. Aunque el nombre oficial del mirado es el de la poetisa 'Sophia de Mello Breyner Andresen' como indica una placa. Justo al lado está el Convento de Nuestra Señora de Gracia del S. XIII, reconstruido también tras el terremoto y decorado con azulejos.

Miradouro de Graça
Miradouro de Graça

- La Catedral de Lisboa o Catedral de Sé - Largo Santo António da Sé (Tranvía 28) de estilo románico es de lo poco que sobrevivió a los terremotos e incendios sufridos por la ciudad. Fue levantada sobre la antigua mezquita y en su origen era conocida como la Iglesia de Santa María la Mayor. En su interior están los restos de San Vicente, patrón de la ciudad y del que cuenta la leyenda que fue acompañado por dos cuervos en su traslado y por eso se pusieron en el escudo de Lisboa.

Catedral de Lisboa
Catedral de Lisboa

- Mirador Portas do Sol - Rua São Tomé (Tranvía 28) debe su nombre a una de las siete puertas de la antigua ciudad árabe, La Puerta del Sol. La panorámica desde aquí es especialmente bonita, con todos los tejados y casas de colores pastel rodeando la Iglesia de São Vicente de Fora y el fondo azul del Tajo. Junto al mirador tenemos la Iglesia de de Santa Luzia y el mirador del mismo nombre y la estatua de San Vicente, patrón de Lisboa con un barco en una de sus manos y los cuervos, también símbolo de la ciudad.

Mirador Portas do Sol
Mirador Portas do Sol

- La mencionada Iglesia de São Vicente de Fora - Largo de São Vicente - (Tranvía 28) se alza sobre una colina al este de la Alfama y se ve desde muchos puntos porque además es blanca y enorme. Data del 1147 cuando el primer Rey de Portugal, Alfonso Enríques la ordenó construir para albergar el cuerpo de San Vicente que murió en una batalla contra los musulmanes y fue nombrado patrón de la ciudad. Como casi todo, fue restaurada tras el terremoto y el refectorio se convirtió en el panteón de la dinastía Bragança. En la entrada, sobre el pórtico están las figuras de San Agustín, San Sebastián y San Vicente.

BELÉM

Belém, es el barrio más alejado del centro, donde el Tajo se une al mar y es una zona imprescindible ya que allí están algunos de los lugares principales que ver. Desde la Plaza del Comercio se llega sin problema con el tranvía número 15 o en el bus 728.

Imprescindibles:

- Monasterio de los Jerónimos (Mosteiro dos Jerónimos)- Rua Jerónimos 3 -. En cuanto lo ves entiendes por qué fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. Alberga la tumba de Vasco de Gama, por quién Manuel I ordenó su construcción para celebrar su regreso de la India.

De estilo manuelino se ubica sobre los restos de una antigua ermita fundada por Enrique el Navegante, donde dicen que Vasco de Gama y su tripulación rezaron antes de partir hacia la India. Se llama así porque en sus primeros años fue el lugar donde residían los monjes de la Órden de San Jerónimo. Una de sus partes está dedicada al Museo de Arqueología más importante del país. El Claustro es sin duda lo más impresionante, con decoración allá donde mires, figuras, elementos marítimos y muchos del estilo manuelino como la forma de M de los arcos. El patio central restaurado alberga la tumba de Vasco de Gama y del poeta Luís de Camões. Desde el segundo piso se accede a la Iglesia y tumba de Fernando Pessoa. La fachada de la iglesia es también impresionante con sus 300 metros de altura y su Portada del Mediodía también de estilo Manuelino. En ella, la figura de Nuestra Señora de Belém. (Lisboa Card)

Monasterio de los Jerónimos (Mosteiro dos Jerónimos)
Monasterio de los Jerónimos (Mosteiro dos Jerónimos)

- Atravesando un parque justo frente al Convento, nos acercamos al río y llegamos al Monumento a los Descubridores (Padrão dos Descobrimentos) - Avenida Brasilia - Construido en 1960 para conmemorar los 500 años desde la muerte de Enrique el Navegante. La forma del monumento parece una carabela y tiene 52 metros de altura. En los laterales están las esculturas que miran hacia el Tajo de 33 personalidades de la Era de los Descubrimientos. A los lados está el escudo de Portugal y en la entrada la espada de la Dinastía Avís. En el suelo hay un dibujo de la rosa de los vientos sobre un mapa del mundo rodeado de barcos y sirenas para reflejar las rutas que siguieron los descubridores. Tembién se puede visitar la sala de exposiciones temporales que hay en el sótano o subir al mirador. (Lisboa Card te hacen descuento sobre la entrada de 6€)

Monumento a los Descubridores (Padrão dos Descobrimentos)
Monumento a los Descubridores (Padrão dos Descobrimentos)

- Desde aquí paseando a orillas del Tajo llegas por la misma Avenida Brasilia hasta la famosa Torre de Belém, símbolo de la ciudad y declarada Patrimonio de la Humanidad. Esta torre se construyó en el S XVI para proteger la entrada al puerto a través del río. Posteriormente también se utilizó para recaudar impuestos y como prisión. Está ubicada en la que era la Playa de Restelo desde donde partían las carabelas a explorar mundo.

Aunque no pudimos visitar su interior porque en ese momento estaba en obras de reforma, la torre tiene 5 pisos con La Sala del Gobernador, La Sala de los Reyes y la Sala de Audiencias. La Capilla está en el cuarto piso y en el quinto la terraza. Hay una pasarela hasta el baluarte por donde se accede. Ya solo por fuera vale la pena verla, además hay una explanada verde justo delante y suele tocar alguien música, por lo que es muy agradable quedarse un rato por allí (Lisboa Card)

Torre de Belém
Torre de Belém

- No podemos marcharnos de esta zona sin acercarnos al Puente 25 Abril. Conocido por muchos como el hermano gemelo del Golden Gate de San Francisco por su tamaño y estructura de hierro roja, de hecho fue diseñado por la misma empresa. Originalmente se llamaba Puente Salazar. Mide unos 2 Km de largo y se levanta unos 70 metros sobre el Tajo, lo que lo convierte en el puente colgante más alto de Europa. En cuanto te acercas se escucha el constante y potente sonido del tráfico continuo de coches y vías de tren en la parte de abajo.

Cambió su nombre a 25 de Abril después de la revolución que ese día de 1974 devolvió la democracia a Portugal.

- Justo bajo el inicio del puente está el LX Factory - Rua Rodrigues de Faria 103 (Tranvía 15/Bus 714.732), un mercadillo ubicado en los restos de una antigua fábrica lleno de restaurantes y terrazas, grafittis y tiendas, con un aire alternativo o 'hipster' que se sale de los comercios habituales.

Puente 25 Abril
Puente 25 Abril

CURIOSIDADES

* En cuanto a antigüedad, Lisboa es una de las ciudades más antiguas del mundo superando a París, Londres o incluso Roma. Se la llama la Ciudad de las Siete Colonas, sobre las que está construida la ciudad: Castelo, Estrela, Penha de França, San Pedro de Alcántara, Graça, Monte y Santa Catalina.

* Los típicos tranvías que atraviesan la ciudad sin parar, originalmente se llamaban 'los americanos' ya que fueron comprados en EEUU.

*Oficialmente, no hay documentos que acrediten que Lisboa es la capital de Portugal.

*Dicen que sólo 5 personas conocen el secreto de la receta de los Pastéis de Belém que se hacen en la Antiga Confeitaria de Belém.

*Si habéis paseado por Lisboa, seguro que habéis maldecido más de una vez sus calzadas adoquinadas complicadas de caminar. La llamada 'calzada portuguesa' marca la diferencia de esta ciudad, muchas veces con diseños dignos de ver y realizados por los 'Calceteiros', hoy ya muy escasos. Después del terremoto de 1755 que asoló la ciudad, el Marqués de Pombal ordenó reutilizar los escombros de los edificios en adoquines para asfaltar las aceras.

*Durante la II Guerra Mundial, Lisboa fue un nido y centro neurálgico para los espías alemanes, americanos e ingleses. En el Hotel Avenida Palace, hay una puerta cerrada en la cuarta planta desde 1955 que conduce a un pasadizo que unía el hotel con la Estación de Rossio para facilitar su entrada y salida.

*La enorme estatua del Cristo Rey al otro extremo del Puente 25 de Abril está inspirada en el Cristo Redentor de Río de Janeiro. Cuando el Cardenal de Lisboa viajó a la ciudad brasileña en el S.XX, quedó asombrado por la escultura y quiso hacer una similar.

*El terremoto de 1755 ha sido, hasta ahora el más fuerte de Europa.

*Bajo el suelo de Lisboa están las catacumbas de época romana.

*La Plaza do Carmo, lugar donde se dio por terminada la dictadura fascista de Portugal fue el lugar donde en la llamada Revolución de los Claveles, un joven entregó un clavel a uno de los soldados durante las protestas, colocándolo en su fusil.

*Muy cerca del Castillo de San Jorge, en la Iglesia de Santiago, se casó Cristóbal Colón en 1477.

*En Lisboa está el puente más largo de Europa, el Vasco de Gama con más de 17 km. Si despegas desde allí, desde el avión se ve una panorámica perfecta de todo el puente.

* Golden Gate: Construido entre 1933 y 1937 en acero rojo, 1,9 km de estructura colgante y 2,7 de longitud, 27 m de ancho, 6 carriles para coches. También peatones y bicicletas. Las dos torres miden 227 m de altura y la estructura se alza 67 m sobre el nivel del agua para permitir paso de barcos. No es el más largo de San Francisco, es el Bay Bridge con 2,8 km //// 25 de Abril: Construido en los años 60, en acero rojo, las dos torres tienen un entramado en cruz. 2,2 km de largo y los mástiles se levantan 190 m sobre el nivel del río y 35 y 80 m bajo el río, la estructura 70 m sobre el agua para que pasen barcos. Sólo coches y se paga peaje en dirección norte. Parte inferior pasa el tren. Tampoco es el más largo sino el Vasco de Gama antes citado.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Aprovechando la cercanía desde Lisboa nos acercamos a Cascais, Sintra y por supuesto al famoso Palacio de Pena, ese que hemos visto en mil fotos con colores tan llamativos.

Pinchad Aquí